RITUALES DE AMOR: EL PEDIMENTO Y LA CHONGUEADA

Toluca, Estado de México; 15 de febrero de 2021.- Julia tenía 19 años de edad y Javier 17. Él debía pedirla formalmente ante los padres y ancianos, para consumar el matrimonio. Soy Laura Ramírez y en esta ocasión, quiero acercarte, por un lado, al “pedimento” de novia y, por otro, a la “chongueada”. Una selección de rituales relacionados con las creencias y las prácticas religiosas de la década de 1970 en el suroriente del Estado de México.

Partimos de la comunidad de San Miguel Nepantla, donde el catolicismo influyó estrechamente en las antiguas costumbres del matrimonio. Por ello, no debe parecernos extraño que para el año de 1974, cuando Javier “pidió” a Julia, los principales elementos hayan sido flores blancas y velas, como significado de fe y pureza.

Solicitar la mano “formalmente”, obligaba a los enamorados a escuchar los buenos consejos de los mayores. Una vez concedido el enlace, todos disfrutaban la canasta (refrescos, jerez, rompope y galletas) cortesía de la familia de ella.

La “chongueada” se llevó a cabo el 8 de junio, una noche antes del rito nupcial católico, que toma su nombre del “chongo de gajos” de la novia. Él y ella, sentados, custodiaron el vestido blanco junto al altar, mientras madrinas, padrinos, e invitados importantes bailaron al ritmo del tocadiscos…

Julia, Javier, tú y yo, somos al final del día, depositarios de la tradición. Te invitamos a compartir la memoria como actividad colectiva en tiempos de pandemia. ¡Abre el álbum familiar!