UNA DE CADA CUATRO LIBRERÍAS EN EL PAÍS CERRARÁ DEBIDO A LA PANDEMIA

Ni el auge de las ventas en línea alcanza para sostener a estos negocios.

Foto Pixabay

Ciudad de México; 09 de febrero de 2021.-

La Asociación de Librerías de México (Almac) ha advertido que al menos una cuarta parte de las librerías del país está en riesgo de quiebra. Esta situación deriva de la crisis económica y cierres obligados a causa de la pandemia de Covid-19.

En la Ciudad de México y el Estado de México, entidades que están en semáforo rojo desde el 18 de diciembre, se concentra 37 por ciento de más de mil 500 librerías que hay en todo el país. Lo que significa que esta crisis podría tener un gran impacto en dichas entidades.

Incluso, que el 25 por ciento de las librerías esté en riesgo es solo una cifra conservadora porque podría incrementarse al 30 por ciento, así lo indicó Georgina Abud, directora de la Almac.

Estamos en una situación crítica, muy complicada, vamos a cumplir un año cerrados, pero seguimos pagando rentas y nóminas”, indicó Abud.

A mediados del año pasado se calculaba que 20 por ciento de las librerías tendrían que cerrar a causa de la crisis, panorama que empeoró conforme pasaron los meses.

De acuerdo con datos de Nielsen Bookscan México, la venta de libros en el país disminuyó 23.5 por ciento en volumen y 20 por ciento en valor. La industria editorial, que tiene como eje la compra de libros, está en crisis, de acuerdo con estos datos.

Otros sectores de la economía están relacionados con la industria del libro, lo que incluye a las imprentas, papelerías, distribuidores y diseñadores, así lo indicó Juan Luis Arzoz, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem).

Al no estar abiertas las librerías, que son la fuente de ingresos de toda la cadena productiva editorial, no hay manera que sostener a estos sectores”, explicó Arzoz.

La crisis se agrava porque 90 por ciento de las distribuidoras de libros se concentra en el Valle de México, entidades que permanecen en semáforo rojo, por lo que les resulta imposible abastecer a las librerías en los estados que están en naranja o amarillo.

Cabe recordar que hace unos meses, las librerías fueron consideradas como actividad esencial por las autoridades; sin embargo, en la nueva etapa de cierres y medidas para disminuir los contagios, no fueron consideradas como tales, por lo que permanecen cerradas o con amplias restricciones.

Si bien las editoriales y librerías han logrado incrementar las ventas electrónicas, las cuales se han triplicado, éstas no alcanzan para cubrir las necesidades de los negocios.

A principios de febrero, 12 organizaciones, entre las que se encuentran la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, la Asociación Nacional el Libro, Liga de Editoriales Independientes y la Asociación de Librerías de México, enviaron una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador donde le solicitaron la pronta y permanente apertura de librerías, establecimientos que aparecen entre las actividades esenciales en la edición del 3 de agosto de 2020 del Diario Oficial de la Federación.

En este largo confinamiento nos hemos adaptado a las circunstancias y hemos respetado a cabalidad las disposiciones de emergencia sanitaria emitidas por las autoridades y hemos procurado, apegados a las mismas, dar el mejor servicio a la amplia comunidad de lectores del país. Cada uno de los eslabones ha cuidado al máximo los protocolos sanitarios, para evitar la trasmisión del Covid-19”, agrega el documento, en el que reconocen, sin embargo, que ha sido imposible mantener sus plantillas laborales.

Con información de El Sol de México.