EL ICEBERG MÁS GRANDE DEL MUNDO SE ESTÁ DESINTEGRANDO

El A68a se desprendió de la Antártida en 2017, este pedazo enorme de hielo de 4.200 kilómetros cuadrados, similar a la isla de Mallorca, ha ido a la deriva por el Atlántico Sur.

Foto: Twitter/@tribunapalencia

Suecia, 03 de febrero de 2021.- El Centro Nacional de Hielo de EU (USNIC) ha confirmado un nuevo iceberg desprendido del iceberg gigante A-68A en el Océano Atlántico Sur, con 53 kilómetros de largo por hasta 18 de ancho.

El A68a se desprendió de la Antártida en 2017, este pedazo enorme de hielo de 4.200 kilómetros cuadrados, similar a la isla de Mallorca, ha ido a la deriva por el Atlántico Sur.

Además, se ha desarrollado una gran grieta en A-68A cerca de donde se liberó el nuevo tempano flotante, denominado A-68G.

El A-68G fue descubierto por primera vez por Laura Gerrish del British Antarctic Survey y confirmado por el analista de hielo de USNIC Michael Lowe utilizando las imágenes del Sentinel-1A del 28 de enero. En su eje más largo mide aproximadamente 53 km por unos 18 km en su punto más ancho.

Dicha grieta resultó en el desprendimiento casi inmediato de dos icebergs adicionales: A-68H (alrededor de 20 km de largo y 9 km de ancho) y A-68I (alrededor de 30 km de largo). y 5 km de ancho en su punto más ancho), informa la ESA. Los icebergs antárticos se nombran a partir del cuadrante antártico en el que fueron avistados originalmente, luego un número secuencial, luego, si el iceberg se rompe, una letra secuencial.

El iceberg principal A-68A, que alguna vez fue el más grande del mundo, ahora mide solo unos 60 km de largo con un ancho máximo de 22 km. El grupo colectivo de icebergs parece estar separándose, con la A-68H moviéndose hacia el norte, aproximadamente a 130 km de Georgia del Sur.

Actualmente se encuentra a unos 225 km de Georgia del Sur. Este último evento de disgregación podría indicar que lo más probable es que los icebergs se alejen de la isla y ya no amenacen la vida silvestre de la isla.

Los científicos creen que el iceberg podría estar agonizando y desintegrarse por completo con el tiempo. Sin embargo, sigue siendo una amenaza para el ecosistema circundante.

Las plataformas de hielo en ambos polos se están desestabilizando por culpa del cambio climático y esto aumenta el riesgo de que más y más icebergs gigantes puedan soltarse y desplazarse a latitudes más bajas, lo que provocaría una alteración importante en los ecosistemas.

Con Información de: El Universal/Excélsior