ACUSA RUMANIA A MÉXICO DE TRATAR HOSTILMENTE A LOS TURISTAS EN CANCÚN

(Foto;@cptravelcruise)
Cancún, Quintana Roo; 03 de febrero de 2021.-

Este miércoles el Ministerio de Exteriores rumano denunció la actitud “inadmisible”, “hostil” y “arbitraria” por parte de las autoridades mexicanas contra más de un centenar de turistas rumanos, quienes quedaron atrapados en el aeropuerto de Cancún debido a las restricciones por el coronavirus SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad conocida como COVID-19

Es inadmisible lo que está pasando, es una actitud hostil por parte de las autoridades mexicanas hacia los ciudadanos rumanos”, sentenció Bogdan Aurescu, ministro de Asuntos Exteriores de Rumania, durante una rueda de prensa conjunta con su homóloga española, Arancha González Laya, detallando que en México no dieron ni comida ni bebida a los turistas varados.

Esto luego de que los turistas denunciaran, mediante redes sociales, que fueron víctimas de probables maltratos, ya que no se les explicó por qué fueron separados del resto de los pasajeros, ni por qué se les negó la entrada al país sin justificación alguna, habiendo contratado paquetes de viaje mediante agencias. Incluso algunos de ellos reprocharon que fueron obligados a quedarse confinados dentro de un sitio muy reducido, en donde era imposible guardar sana distancia.

Estamos profundamente preocupados por la situación de los ciudadanos rumanos que planeaban pasar sus vacaciones y que se han visto afectados por las decisiones recientes de las autoridades mexicanas”, agregó Aurescu, quien acusó a México de falta de claridad y predictibilidad a la hora de anunciar su política sobre la entrada de extranjeros al país.

Según la prensa rumana, más de 200 ciudadanos rumanos han quedado atrapados en los últimos días en el aeropuerto de Cancún, luego de que las autoridades locales rechazaran su entrada al país, como medida para prevenir la expansión del COVID-19. Sobre esto, Aurescu detalló que 102 de esos rumanos ya han sido repatriados, mientras que otros 114, permanecen en el aeropuerto de Cancún a la espera de que el gobierno rumano habilite un avión para llevarlos a casa.

Es una situación que puede llevar a que México pierda turistas, dinero y credibilidad como destino de viaje”, sentenció Aurescu, quien ha pedido explicaciones al gobierno mexicano y a la embajada mexicana en Bucarest.

Por su parte, el Instituto Nacional de Migración señaló que los datos sobre estos hechos se encuentran en proceso.

Lopezdoriga.com | Latinus.us | Informador.mx