VIDEO: NEGOCIOS NO ESENCIALES SE ADAPTAN A LAS NUEVAS MEDIDAS PREVENTIVAS

Aunque ayer reaperturó su negocio, Nicolás Luna no puede recibir clientes que deseen un traje a la medida.

Foto: Eugenio Zetina

Ciudad de México, 02 de febrero de 2021.

Las tiendas de ropa fueron consideradas como negocios no esenciales con motivo de la pandemia. Este lunes, 1 de febrero, este tipo de giros volvieron a operar siempre y cuando se atienda a los clientes “desde afuera”, pero no todos los negocios pueden hacerlo: en la Sastrería y Camisería Vallarta, no se podría tomar medidas a un cliente para la confección de una prenda en la calle.

Así que ha tenido que dejar las hechuras para otro tiempo:

Hemos tenido que decir a nuestros clientes que por el momento no tenemos hechuras… Desde que todo esto inició solo hacemos composturas, pegamos cierres, ajustes, nos traen la prenda y la hacemos a la misma medida y proporciones… Pero ya nada de hechuras…”, afirma Don Nicolás, sastre cortador desde hace más de 20 años.

Aunque ayer reaperturó su negocio, Nicolás Luna no puede recibir clientes que deseen un traje a la medida, simplemente porque no es posible realizar su actividad en la vía pública.

A partir de este 1 de febrero, y como parte del programa “Reactivar sin arriesgar”, el gobierno capitalino autorizó la operación de negocios no esenciales siempre y cuando se atienda a clientes “desde afuera” para disminuir las posibilidades de transmisión del SARS-CoV-2.

Aunque algunos giros no esenciales, como la Sastrería y Camisería Vallarta, tendrán que adaptarse a las nuevas disposiciones a costa incluso de sus propios ingresos.

Vía: Eugenio Zetina