RECHAZA JUBILACIÓN PARA AYUDAR A PACIENTES CON COVID-19 Y MUERE TRAS CONTAGIARSE

A más de un año de la aparición del primer caso con el virus Sars-CoV-2, en la lucha por acabar con los contagios de Covid-19, doctores y enfermeras también se han contagiado.

Foto: Redes sociales

Estados Unidos, 21 de enero de 2021.- Desde que inició la pandemia de Covid-19, médicos y enfermeras de todo el mundo día con día luchan para salvar a las personas víctimas de la enfermedad, convirtiéndose en los héroes del mundo real, ellos lo dejan todo por ayudar a los demás y sin duda merecen nuestro reconocimiento y aprecio.

A más de un año de la aparición del primer caso con el virus Sars-CoV-2, en la lucha por acabar con los contagios de Covid-19, doctores y enfermeras también se han contagiado, y en algunos casos, han perdido la vida.

Tal es la historia de Betty Grier Gallagher, una enfermera que peleaba en primera línea contra el covid, quien murió luego de contagiarse. Sin embargo, su historia ya le dio la vuelta al mundo porque pese a que ya se había jubilado decidió continuar trabajando y ayudar a pacientes con coronavirus.

Gallagher trabajaba en el Coosa Valley Medical Center de Alabama donde desde hace 50 años ayudaba a pacientes con la mejor actitud y una gran sonrisa. Ahora el pasado 10 de enero la mujer perdió la batalla contra el covid dejando un gran vacío entre sus compañeros.

En la cuenta de la clínica fue compartida una foto de Betty, donde además se contaba la historia.

De acuerdo con la clínica, desde diciembre Betty comenzó a mostrar síntomas de covid, así pasó varios días hasta que su salud empeoró y llegando al fatal desenlace unas semanas después.

Betty siempre tenía una sonrisa y fue nuestra animadora. Ella era enfermera, encarnó nuestra misión de cuidar a los pacientes con mente, cuerpo y espíritu’, dice parte de la publicación.

Siempre fue amable y se preocupó profundamente por sus pacientes’, afirman.

Con 78 años todos sus compañeros le pedían que no siguiera ayudando pues el riesgo de contagio era muy alto, no obstante, ella afirmaba que ‘debía ayudar’ por lo que continuó hasta el final.

Ahora sus amigos y compañeros la recuerdan con cariño y afecto.

Con información de: Excélsior