ALEMANIA PRORROGA HASTA EL 14 DE FEBRERO LAS RESTRICCIONES COVID-19

Desde noviembre está cerrada en Alemania el conjunto de la vida cultural, el ocio y la gastronomía.

Foto: @LaGacetaTucuman

Alemania, 19 de enero de 2021.

Los habitantes de Alemania deberán portar un cubrebocas quirúrgico en el transporte y en tiendas, anunció este martes 19 de enero la canciller alemana, Angela Merkel, endureciendo así las medidas contra Covid-19 que se extienden hasta el 14 de febrero.

La canciller informó que esa prórroga al término de su reunión con los líderes regionales, así como de la implantación del uso obligatorio de cubrebocas o FFP2 en el transporte público y comercios, y la extensión del teletrabajo en todos los ámbitos laborales donde sea posible.

No hubo acuerdo, en cambio, para imponer un toque de queda nocturno a escala nacional, como propina la canciller respaldada por expertos, por falta de acuerdo de los “Länder”, ya que algunas lo consideraban innecesario.

“Las cifras van en retroceso, pero la evolución en Reino Unido y otros países nos hacen no bajar la guardia”, indicó la líder alemana, para añadir que en la propia Alemania se han detectado ya algunos casos relacionados con esas nuevas variantes, aunque no se ha concretado su alcance.

Todas las limitaciones vigentes, como el cierre de escuelas, bares, restaurantes y espacios culturales, “se aplicarán hasta el 14 de febrero de 2021”, anunció Merkel tras casi ocho horas de negociación con los dirigentes regionales.

Otra de las nuevas medidas anunciadas es la obligación para las empresas de privilegiar el teletrabajo de sus empleados hasta el 15 de marzo como mínimo, para reducir así la afluencia en el transporte público.

“Las duras restricciones que la gente respeta comienzan a dar frutos”, celebró la canciller, quien abogó por “actuar ahora” contra las mutaciones del virus, especialmente la detectada en el Reino Unido.

Durante la reunión, que se centró en gran parte en las escuelas y guarderías cerradas desde mediados de diciembre, se rechazó la idea de imponer un toque de queda nocturno, como aplican países como Francia o España.

Con información de: El Economista