10 MUJERES Y HOMBRES QUE DELEITARON CON SU MÚSICA AL CINE MEXICANO

Crédito fotos: Pedro Vargas: ecured Luis Aguilar: Pinterest Lola Beltrán: Radio Fórmula Matilde Sánchez: Facebook Matilde Sanchez La Torcacita

Conoce la trayectoria de estos íconos de la música mexicana.

Toluca, Estado de México; 18 de enero de 2021.- Uno de los patrimonios artísticos de México son las producciones musicales que se han realizado para las películas emblemáticas del país. Mujeres y hombres mexicanos han destacado por su extraordinario talento musical, artistas sin los cuales muchas de las grandes producciones cinematográficas no habrían tenido el éxito alcanzado o, incluso, ni siquiera habrían sido posibles. Aquí te presentamos una lista con artistas que fueron un emblema en grandes producciones del cine nacional.

Emilio Tuero
Mexicano de origen español nacido el 5 de abril 1912. Llegó al país con 11 años, y trabajó en varios oficios, entre ellos de panadero en el negocio de unos parientes. Probó suerte en la radio durante la década de los 30’s, logrando destacar por su excepcional voz, que le trajo el seudónimo de “El Barítono de Argel”. Se desempeñó como actor, cantante y conductor. Murió en julio de 1971. Sus éxitos destacados: La canción “Arráncame la Vida” escrita por Agustín Lara o su versión del tango “En esta Tarde Gris”.

Pedro Vargas
Nacido el 29 de abril de 1906, fue el segundo hijo de una pareja de campesinos guanajuatenses. Comenzó cantando en el coro de su parroquia, y desde que fue descubierto tuvo la oportunidad de ser educado y recibir formación musical con grandes maestros. Sus facultades vocales de tenor le trajeron el sobrenombre de “El Ruiseñor de Las Américas”. Fue un notable intérprete presente en el cine de la Época de Oro, cantando temas principalmente de Agustín Lara, haciendo un total de 70 apariciones en películas. Falleció en octubre de 1989. Sus éxitos destacados: “Aventurera” y “Aquel Amor”.

Luis Aguilar
“El Gallo Giro” nació 24 de enero 1918, en Hermosillo, Sonora. Tuvo educación militar y comenzó una carrera en ingeniería, pero dejó sus estudios y estuvo algún tiempo trabajando para la burocracia del estado. En una fiesta en Sinaloa cantó algunas piezas y conoció a Robert O’Quigley, quien lo recomendó con Raúl de Anda, haciéndolo debutar en 1944. Su notable voz de barítono le llevo a compartir pantalla con las grandes estrellas del momento, como Jorge Negrete o Pedro Infante. Falleció en octubre de 1997. Sus éxitos destacados: sus versiones de los clásicos rancheros “No volveré” y “Despacito”.

Javier Solís
Gabriel Silva Levario era su nombre. “El Rey del Bolero Ranchero” nació el primero de septiembre de 1931, en la Ciudad de México, siendo el mayor de tres hijos. El matrimonio de sus padres se terminó cuándo Solís era muy pequeño aún, por lo que fue criado por sus tíos. No terminó la primaria, y a muy temprana edad comenzó a trabajar para apoyar en su hogar. Su talento para cantar siempre estuvo presente desde su infancia, comenzando a participar en espectáculos escolares y durante su juventud en carpas y diferentes centros nocturnos, actividad que compaginó con los distintos oficios que desempeñó, como el de panadero, carnicero, cargador y lavador de autos. Ganó varios premios locales de canto. Al entrar a trabajar en una carnicería de la Colonia Condesa, su jefe, al descubrir su talento, decidió pagarle clases de canto. Luego de esto, comenzó formalmente a trabajar de la música, hasta que Julito Rodríguez, miembro del Trío Los Panchos lo escuchó y lo recomendó con la Disquera Columbia. Además de su carrera como cantante fue parte de 33 producciones cinematográficas, que hacen que se le recuerde como uno de los grandes charros de la Época de Oro. Falleció en abril de 1966. Sus éxitos destacados: clásicos como “Sombras”, “Payaso” y una no tan conocida pero monumental “Luz de Luna”.

Miguel Aceves Mejía
El “Rey del Falsete” nació el 13 de noviembre de 1915, en el estado de Chihuahua. La orfandad le llegó a los 4 años, por lo que tuvo que trabajar desde pequeño vendiendo periódicos y boleando zapatos. Cuando tuvo edad suficiente, entró a trabajar como mecánico a la Ford Motor Company, donde, a pesar de la tartamudez que siempre tuvo, dio muestras de su excepcional voz de tenor ligero y, animado por sus compañeros, participó en el concurso de talentos de la compañía. Lo ganó sin mayores problemas, y su premio fue un contrato para grabar en la XEB de Monterrey. Comenzó cantando boleros y música latinoamericana, pero fue en el género ranchero donde se volvió icónico. Su filmografía abarca 64 películas y más de dos mil canciones grabadas. Falleció en noviembre de 2006. Sus éxitos destacados: “El Pastor”, “Malagueña” y “El Crucifijo de Piedra” son éxitos inigualables en su voz.

Lola Beltrán
María Lucila Beltrán Ruiz, o “Lola La Grande”, nació el 7 de marzo de 1932, en El Rosario, Sinaloa. Estudió la carrera de mecanógrafa, y comenzó a trabajar como secretaria. Hizo un viaje a la Ciudad de México, donde pidió una audición para la XEW. Fue escuchada por Miguel Aceves Mejía, quien quedó encantado con su excepcional voz de contralto y la recomendó al director de la radiodifusora; pero de esto sólo obtuvo que el directivo le ofreciera trabajo como su secretaria. Aceptó el empleo y continuó pidiendo una oportunidad, hasta que le ofrecieron suplir a Matilde Sánchez “La Torcacita” en un programa. A partir de esto su carrera se convirtió en un ascenso meteórico, que se engalana con 37 cintas cinematográficas, 18 álbumes y una cantidad incontable de premios. De hecho, Lola Beltrán fue la primera cantante popular mexicana en presentarse en el Palacio de Bellas Artes o escenarios de talla mundial como el Metropolitan Opera House, el Carnegie Hall o el Madison Square Garden. Falleció en marzo de 1996. Sus éxitos destacados: piezas como el “Huapango Torero”, “Cucurrucucú, Paloma” o “La Cigarra”.

Chavela Vargas
María Isabel Anita Carmen de Jesús, conocida también como “La Chamana” o “La Dama del Poncho Rojo”, nació el 17 de abril de 1919, en Costa Rica; sin embargo, es una de las artistas más representativas de la identidad mexicana. Es célebre por haber declarado la inmortal frase “Los mexicanos nacemos donde nos da la gana”. Hija de padres divorciados, vivió con sus tíos hasta que a los 17 años llegó a México y obtuvo la ciudadanía. Comenzó su carrera artística hasta los 30 años y un día, mientras cantaba en la calle, tuvo la suerte de ser escuchada por José Alfredo Jiménez, quien pasaba por ahí. Se convirtió en intérprete del compositor, además de inmortalizar todo tipo de canciones populares de la época y formar parte de los círculos intelectuales y sociales más notables del país. Al final de su vida fue su época más brillante, se presentó en grandes escenarios del mundo y estuvo presente en tres proyectos cinematográficos y participando en la banda sonora de algunas películas de Pedro Almodóvar. Falleció en agosto de 2012. Sus éxitos destacados: “La Llorona” es una pieza icónica en su voz, también son notables “Macorina”, “Vámonos” y “Un mundo Raro”.

Matilde Sánchez
De origen jalisciense, nació el 31 de marzo de 1927, fue la tercera de 7 hermanos. A los nueve años comenzó su carrera artística de casualidad, pues concursó en un certamen de cantantes infantiles que ganó si mayor problema. Posteriormente formó un dueto con su hermana mayor, Faustina. Trabajaron algunos meses en un programa radial local dedicado al género bajo el nombre de “Las Tapatías”. De esta radiodifusora recibieron una recomendación para la estación XEW, por lo que se trasladaron a la Ciudad de México. En este lugar después de audicionar para Emilio Azcárraga las admitieron y las rebautizaron como “Las Torcacitas”, mote con el que se quedaría Matilde durante toda su carrera. Al retirarse su hermana, a Matilde le surgió la oportunidad de suplir en una actuación a Lucha Reyes, con lo cual su carrera se catapultó. Es recordada por su singular estilo vocal (constante utilización del “falsete”), que marcó los estándares estilísticos que posteriormente utilizarían los demás cantantes vernáculos. Participó también en varias películas con los grandes charros de la época, como Pedro Infante y Pedro Armendáriz, así como programas musicales para la televisión. Falleció en noviembre de 1988. Sus éxitos destacados: la canción “Aires de Mayab” y “Devoción Ranchera”.

Amalia Mendoza
Mejor conocida como “La Tariácuri”, nació el 23 de julio de 1923, en Michoacán, en el seno de una familia de músicos, por lo que comenzó a subir al escenario desde pequeña. Fue parte de un dueto con su hermana Perla y de otro con su hermano Juan. Debutó como solista a los 31 años, con la grabación del tema “Puñalada Trapera”, el cual resultó en un gran éxito radiofónico. Acompañado de este éxito vino su constante participación en programas musicales para la televisión y giras dentro y fuera del país, lo que le trajo un excelente recibimiento en Cuba y Estados Unidos, logrando llegar a toda América Latina como la mejor exponente femenina del género regional mexicano. Participó en varias producciones fílmicas, de las que destaca “Una Cita de Amor” de Emilio Fernández. Es considerada una de las más grandes cantantes mexicanas y a lo largo de su carrera se permitió apoyar a jóvenes talentos, como Chayito Valdez o Juan Gabriel. Falleció en junio del 2001.
Sus éxitos destacados: “Puñalada Trapera” o “Sufriendo a Solas”.

Toña La Negra:
Antonia del Carmen Peregrino Álvarez, “La Sensación Jarocha” nació en Veracruz, el 2 de noviembre de 1912. Heredó su talento de su madre, que gustaba también de cantar. Se casó y a los veinte años y radicó en la capital con su esposo y su primer hijo. Fue aquí donde comenzó a cantar en un cabaret llamado “El Retiro”, donde una noche la escuchó Emilio Azcárraga, quien la rebautizó y la llevó a la XEW. Aunado a este golpe de suerte, llegó su encuentro con Agustín Lara, quien después de oírla cantar compuso varias piezas para que ella las interpretara. Aún hasta hoy, se le considera la mejor intérprete femenina de este compositor y una de las voces más destacadas en la escena del bolero. Falleció en noviembre de 1982. Sus éxitos destacados: la versión de “Cenizas” y la pieza “Noche Criolla”.

Con información de Diario de México.