FAMILIAS MEXICANAS RECIBIRÁN EL AÑO NUEVO EN UN HOSPITAL

Este fin de año, muchas familias lo pasarán a las afueras de un hospital.

Foto: Redes sociales

Ciudad de México, 31 de diciembre de 2020.- Este último día del 2020, no todo es alegría y celebración para todos, pues, muchas familias pasan las últimas horas del año a las puertas de los hospitales de la Ciudad de México, que están al borde de la saturación, esperando alguna noticia alentadora sobre el estado de salud de sus enfermos.

Entre los miles de mexicanos que en víspera del nuevo año espera noticias del estado de su madre, se encuentra Verónica Rojas a las afueras del Hospital General del Parque de los Venados, ubicado al sur de la capital mexicana, y uno de los pocos que todavía acepta a pacientes con COVID-19.

Tuvimos suerte y entró rápido (al hospital), pero el tema es que no hay camas, la tenían sentada con oxígeno esperando a que se desocupara una cama”, dice a Efe.

Al igual que su madre, cientos de pacientes en la Ciudad de México están a la espera de contar con una cama en la que puedan atenderles, pues de acuerdo con el más reciente reporte de la Secretaría de Salud Federal están ocupadas el 85 por ciento de las camas con ventilador para pacientes críticos, y el 88 por ciento de camas generales.
Verónica no sabe si su madre tendrá hoy una cama, pero le preocupa que, además, padece insuficiencia renal derivada de la diabetes, lo que hace que su situación sea aún más crítica.

No saben si es COVID o sus pulmones están con agua por la retención de líquidos”, afirma mientras reconoce que espera que el diagnóstico no sea de coronavirus.

Además, en este hospital se atiende a pacientes con otras enfermedades, no hay un nefrólogo que pueda atender el problema renal de la madre de Verónica por lo que tendrá que esperar.

A la incertidumbre de los familiares que esperan informes de sus pacientes se suman los fríos días de invierno que se han presentado en la capital mexicana, que han registrado entre 1 y 3 grados centígrados en las madrugadas.

 

Rosa María Loera ingresó a su madre Rebeca el domingo por la tarde y tuvo que pasar la noche y madrugada en las inmediaciones del hospital resguardándose con una chamarra, una cobija y un gorro.

El frío está terrible, es parte de lo más difícil, y la espera, porque no están saliendo a dar informes muy seguido”, lamenta.

Si bien su madre no es paciente crítico de COVID-19 es víctima de las secuelas de esta enfermedad que padeció en octubre pasado y de la que tuvo que recuperarse en casa. Después de eso tuvo secuelas como insuficiencia renal y por ello tuvieron que trasladarla al hospital el miércoles por la noche, aunque fue difícil encontrar disponibilidad.

Primero buscamos hospitales en Locatel, sobre todo disponibilidad de cama, porque no hay disponibilidad en hospitales del IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) y nos recomendaron el de los Venados”, afirma.

Rosa María, al igual que Verónica, espera que llegue el tratamiento a su madre lo más pronto posible. Reconoce que, pese a que las autoridades han pedido a los ciudadanos que atiendan las medidas de aislamiento social y de higiene ante el aumento de contagios, su madre no las acató al 100 por ciento.

Pese a que sus familiares ya padecieron el COVID-19, tanto Verónica como Rosa María, ven en la vacuna un halo de esperanza.

Un poco, si, principalmente por ellos (las personas mayores) que son más propensos a enfermarse”, dice Verónica.

En México, la vacunación contra el coronavirus comenzó el pasado 24 de diciembre y en una primera fase solo está destinada a personal de salud en primera línea de atención, aunque se espera que a más tardar en marzo de 2022 la mayoría de la población en el país esté inoculada.

Al corte del 30 de diciembre, México registró un millón 413 mil 935 contagios y 124 mil 897 muertes, con lo que se mantiene como el cuarto país del mundo con más muertos por la pandemia y la decimotercera nación con más contagios a nivel mundial.

Con información de: López Dóriga Digital