CONSEJOS PARA MEJORAR LA COMUNICACIÓN CON UN HIJO ADOLESCENTE

La primera regla para fomentar la comunicación entre usted y su hijo es simple: Nunca deje de intentarlo.

Minneapolis, Estados Unidos; 30 de diciembre de 2020.-
Según Robert Blum, director del programa de salud del adolescente en los Hospitales University en Minneapolis, cuando tienes un hijo adolescente la regla más importante para fomentar la comunicación es: nunca dejar de intentarlo.

“Los padres no deben malinterpretar la falta de respuesta como una señal de que sus hijos no les están escuchando”, apunta el  experto. Los niños quieren hablar y quieren sus comentarios”, aún si sus expresiones faciales y su lenguaje corporal parecen decir lo contrario, recalca por su parte Roberta Beach, directora de las clínicas pediátricas y de adolescentes de Westside en Denver.

(Foto: Pixabay.com)

La primera regla para fomentar la comunicación entre usted y su hijo es simple: Nunca deje de intentarlo. “Los padres no deben malinterpretar la falta de respuesta como una señal de que sus hijos no les están escuchando”, dice el Dr. Robert Blum, director del programa de salud del adolescente en los Hospitales University en Minneapolis, y padre de tres hijos. Por el contrario, dice la Dra. Lia Gaggino, pediatra en Kalamazoo, Michigan. “Los niños quieren hablar y quieren sus comentarios”, aún si sus expresiones faciales y su lenguaje corporal parecen decir lo contrario. Los siguientes consejos le ayudarán tanto a escuchar como a hablar en formas que mantenga la comunicación abierta entre usted y su hijo.

(Foto: Andrea Piacquadio en Pexels)

Escuche. Realmente escuche. “El padre que escucha es el padre al que lo escuchan”, dice la Dra. Roberta Beach, directora de las clínicas pediátricas y de adolescentes de Westside en Denver. Ella, como muchos otros expertos, recomienda practicar el escuchar activamente, lo que también se conoce como escuchar reflexivamente. Ponga mucha atención al lenguaje corporal de su hijo, el tono y la inflexión de su voz y sus expresiones faciales, todo lo que transmita información importante.

Si nota que hay algo que le preocupa a su hijo o hija acérquese a ellos y escuchen “realmente escuchen”, apuntan los expertos, una de las mejores formas de cerciorarse que están en sintonía es repetirles su interpretación de la idea central o emoción que está tratando de expresar, sin juzgar ni criticar. Después intente ponerse en el lugar del joven y reflexionar sobre cómo se hubiéra sentido a esa edad en las mismas circunstancias, también puede compartir esta reflexión sin imponer sus propias resoluciones. Finalmente, asegúrese de tener todos los detalles y circunstancias para poder ofrecer consejo.

(Foto: Cottonbro en Pexels)

Algunas preguntas clave, consideran, son: “¿Podrías explicármelo?”; “Por lo que entiendo ocurrió esto ¿es correcto?” y “¿Te gustaría saber lo que creo que sería la mejor manera de manejar esto?”. Lo importante es hacer preguntas que no solo estimulen la conversación, si no que también reafirmen el mensaje que necesita ser comunicado.

Ambos especialistas señalan la importancia de ver al adolescente cuando estén hablando, poner atención a sus reacciones y gestos, así como aprender a identificar cuándo los está enmascarado; “Le sorprenderá cuántas veces no levantamos la vista del periódico, la televisión o del lavado de los trastos cuando hablamos con nuestros hijos. Mantener el contacto visual es sólo una forma de comunicar silenciosamente: ‘Estoy realmente interesado en lo que tienes que decir’”.

Finalmente, invitan a cuidar el tono de voz: “Preguntar es una cosa; interrogar, usando un tono acusador, es otra cosa. Debe hacer su mejor esfuerzo para no contestar mal a su adolescente, como hacemos a veces cuando estamos presionados con el tiempo o agotados al final del día. (…) asimismo, no interrumpa. La misma sugerencia que les damos a nuestros hijos aplica también para nosotros. Respete su derecho a expresar su opinión, aún si no está de acuerdo con ella; primero escúchelo antes de corregirlo, con tacto, sin ser transigente”.

(Foto: Pixabay.com)