SE CUMPLEN 41 AÑOS DE ‘LONDON CALLING’ DE THE CLASH.

Foto Facebook (The Clash).

Toluca, Estado de México; 14 de diciembre de 2020.- Fue el 14 de diciembre de 1979, cuando en medio de un contexto político agitado en Europa, el cantante y guitarrista Joe Strummer y los otros miembros de The Clash, el también guitarrista Mick Jones, el bajista Paul Simonon y el baterista Topper Headon, decidieron apostar por un lanzamiento especial en víspera de la navidad.

Después de dos discos esenciales para el género, el sonado The Clash (1977) y su sucesor Give ‘em enough rope (1978), la banda dio todo con un álbum doble de 19 canciones mucho más allá de los límites de la etiqueta punk.
Se trataba, de un lanzamiento en fechas idóneas para regalarlo a los seres queridos, dijo, como bromearía Jones, el guitarrista.

“Es como nuestro recopilatorio de 20 grandes éxitos. Sabíamos que iba a salir en Navidad, así que lo hemos preparado para poder competir con los discos de 20 grandes éxitos del resto de grupos”, ironizaba. El álbum London calling, una mezcla elaborada e inimaginable de su característico rock combativo con la canción tradicional estadounidense, el reggae, el ska o las músicas del mundo, se convirtió en un éxito mundial que catapultó al grupo y lo colocó entre los más influyentes del siglo XX.

Cabe recordar que la influencia del tercer trabajo de The Clash abarcó generaciones a pesar de haberse alejado, quizá premeditadamente, del estilo punk. Lo que resulta evidente escuchando London calling es que nunca estuvo sobre la mesa abandonar sus principios básicos, tal y como los integrantes de la banda los entendían.

Se trataba de una expresión de rebeldía contra el statu quo, rechazo de todo dogmatismo, horizontalidad y, desde luego, inequívocos y contundentes planteamientos políticos de izquierda. London calling también delineó un camino que más tarde seguirían otras bandas de la misma generación tales como John Lydon, exlíder de la otra gran banda emblemática del momento, Sex Pistols.

Foto Facebook (The Clash).

“El punk se estaba quedando más y más estrecho, como concentrado en una esquina. Pensamos que nosotros podíamos hacer cualquier tipo de música”. Era el tiempo del pospunk, afirmó Mick Jones, en declaraciones recogidas por la revista Long Live Vinyl. El álbum fue resultado de un trabajo arduo. Al menos Joe Strummer, nacido en Ankara, Turquía, en 1955, con su anterior formación, los protopunk The 101ers, ya se había atrevido en directo a versionar composiciones tan heterodoxas como el clásico popular negro Junco partner, Out of time (The Rolling Stones) o Gloria (Van Morrison).

De hecho, en una de las páginas del libro ‘The Clash’ (2008, Global Rythm Press), que recopila textos firmados por todos los miembros de la formación clásica, Strummer admitía haberse esforzado en “desaprender” lo que sabía sobre rock clásico cuando estalló el movimiento punk. “Fue como volver a la casilla de inicio, al año cero. Parte del punk consistía en desprenderte de todo lo que conocías antes. (…) Había que deshacerse de nuestra manera de tocar en un intento febril por crear algo nuevo”, declaró Strummer.

Con ecos de ópera rock, ‘London calling’ evidentemente no es un álbum que presente una historia definida, pero, sin duda, funciona como obra unitaria porque tiene un tema principal. Ese tema, como no podía ser de otra manera en su contexto social, es la derrota, y los protagonistas de las canciones son los perdedores.

Y es que en el punk la derrota siempre va asociada a la resistencia: las clases populares que tratan de salir adelante contra viento y marea protagonizan la emocionante y enérgica ‘I’m not down’, la historia de alguien a quien la vida ha golpeado de todas las maneras, pero sigue en pie; o, sobre todo, la melancólica ‘Lost in the supermarket’, una delicada composición donde Strummer, según reveló en una grabación hecha pública en el documental conmemorativo ‘Making of London Calling: The Last Testament’ (2004), trató de dibujar la infancia de su compañero de banda Mick Jones, que creció en un piso a las afueras de Londres junto a su madre y su abuela. Jones cantó la canción a petición de Strummer, que la definía como “un relato de superación”.

Mick Jones no fue la única persona cercana que sirvió de inspiración a Joe Strummer: el vocalista también tuvo tiempo de dedicar una canción encubierta a su productor, Guy Stevens, en ‘The right profil’.
Sin embargo, hay quienes afirman que lo que convierte al álbum en una obra maestra es el nítido diálogo que plantea entre sus mensajes políticos y el sonido de las canciones. ‘London calling’ tiene una vocación aglutinadora e internacionalista. ¿Lo conoces o te atreves a conocerlo?

Con información de El País.

Foto Facebook (The Clash).