DEVOTOS DE LA VIRGEN DE GUADALUPE REZAN A LAS AFUERAS DE LA BASÍLICA

Foto de: Joaquín Tinoco / Reportero de AMX Noticias

Ante la pandemia de Covid-19, el Santuario del Tepeyac, cerró sus puertas por cuarta ocasión en su historia.

Ciudad de México, 13 de diciembre 2020.-

En el marco del 489 aniversario de las apariciones de la Virgen de Guadalupe, no hubo peregrinaciones multitudinarias, ni danzas, ni cantos como en años anteriores, sólo silencio en la basílica y la fe de unos pocos creyentes afuera del recinto.

Ante la pandemia de Covid-19, el Santuario del Tepeyac, cerró sus puertas por cuarta ocasión en su historia, para evitar aglomeraciones y disminuir los contagios de coronavirus.

Desde hace dos años, Enrique Felipe Lima, vecino de la alcaldía Gustavo A. Madero en la Ciudad de México, acude cada domingo a la Basílica de Guadalupe para orar, y pese al cierre de las instalaciones desde el día 10 hasta el 13 de diciembre, el guadalupano, acudió a su compromiso semanal y realizó sus oraciones en el cordón de seguridad que las autoridades capitalinas instalaron en el acceso principal del santuario.

Foto de: Joaquín Tinoco / Reportero de AMX Noticias

Soy devoto, cada ocho días vengo a la santa misa de 12, pero desgraciadamente, ahorita nos tienen muy restringidos (ligar) las autoridades de la delegación no permiten que uno pase, aunque sea para persignarnos, pero como dicen, la virgen esta en todos lados y desde aquí le estamos pidiendo por todos”, expresó Enrique Felipe Lima, devoto de la Virgen de Guadalupe.

Para Cindy Franco, peregrina de la ciudad de Tijuana, darle gracias a la virgen desde afuera de la basílica, en medio de la calle, es suficiente para cumplir una promesa hecha a la morena del Tepeyac. Ella y su familia estaban conscientes de las medidas de restricción al santuario cuando arribaron a la capital, pero aun así, decidieron continuar su viaje y orar frente al recinto cerrado.

Si, si supimos que estaría cerrado de 10 a 13 y yo si tenía un poco de miedo, la verdad, de venir, por el alza de la enfermedad, pero aun así decidimos venir (ligar) lo que hicimos fue acércanos a la valla desde aquí derecho y ahí fue desde donde dimos las gracias”, mencionó Cindy Franco, peregrina de Tijuana.

Con información de: Joaquín Tinoco