LA OTRA CARA DEL HOME OFFICE EXPLICADA POR RECONOCIDA HISTORIADORA.

Foto Facebook (Raquel Varela).

Toluca, Estado de México; 10 de diciembre de 2020.- “El teletrabajo es una contrarrevolución que convierte el hogar en tortura”, Raquel Varela.

Toluca, Estado de México; 10 de diciembre de 2020.- Las consecuencias de la pandemia de Covid-19 en la sociedad la está dejando vulnerable en distintas vertientes. Si bien, el trabajar en casa sonaba a la panacea soñada por muchos, la realidad es que en las condiciones actuales se está convirtiendo en un gran peso con el que millones de trabajadores alrededor del mundo están cargando.

Entrevistada por el periódico español “La Nueva España”, la historiadora, Raquel Varela, reflexionó sobre las consecuencias de la pandemia en nuestras sociedades y sobre qué dice de ellas la vulnerabilidad en que las encontró. Raquel Varela (Cascais, Portugal, 1978) es historiadora, investigadora y profesora en la Universidad Nueva de Lisboa. Está especializada en historia del trabajo, condiciones laborales, movimiento obrero e historia europea del siglo XX.

Es autora de 32 libros y coordina 17 proyectos a nivel mundial. Recientemente premiada por la Asociación Iberoamericana de la Comunicación (Asicom), la historiadora alerta del alto costo económico que está teniendo (y tendrá) esta pandemia, la cual, indica, se debe fundamentalmente a dos razones.

“La primera es que los servicios de salud han sido desmontados de su excedente. Si miras, una autopista, tiene dos o tres vías y una cuarta de parada. Esta vía cuesta mucho construirla, pero casi nadie la utiliza, solo cuando hay un accidente.

En los servicios de salud necesitamos también de una vía extra para situaciones de excepción. Lo que pasa es que los países del proceso neoliberal han desmontado esta vía de seguridad y han reducido los centros sanitarios al mínimo para funcionar. Los gobiernos tuvieron la idea medieval del confinamiento, que se aplicaba cuando no había ciencia, no existían servicios públicos de salud…

Foto: 123RF.

La única solución es una idea completamente enloquecedora desde el punto de vista de la salud mental y física de la gente que es el confinamiento, y que tiene un impacto destructivo en la economía. Se habla ya de que hay 30 millones de personas que pueden morir de hambre, se habla ya de una pandemia mental tremenda…” reflexionó la académica.

La segunda razón “tiene que ver con el capitalismo y su desigualdad social; no es una economía solidaria. Los trabajadores están pagando la factura de la crisis y no quienes tienen grandes ganancias. Y el dinero no produce dinero”. Ante ese escenario, Varela propone estar preparados ante una nueva pandemia quizá más grave, para lo cual será inminente situar a los servicios públicos fuera de la ganancia.

“Tenemos que considerarlos esenciales y pagar muy bien a los funcionarios públicos, porque son los garantes de la civilización. Y eso implica una inversión en trabajadores, no en tecnología y máquinas. Nosotros necesitamos gente que trabaje… Hay que devolver la esperanza a los centros de trabajo, hay que devolver la autonomía, la creatividad, la reducción del horario del trabajo, la progresión en la carrera: la gente tiene que trabajar feliz; el trabajo no puede ser una tortura”, indicó la experta en temas laborales.

En cuanto a la presunta “revolución” que significó el enorme crecimiento del trabajo desde casa a causa del confinamiento, Varela no lo ve como un motivo de celebración. “Yo no lo llamaría una revolución laboral, sino una contrarrevolución, porque es dramática la gestión que se está haciendo del teletrabajo. Cuando más necesitábamos del trabajo colectivo, en equipo, creativo… Estamos devolviendo a la gente a su casa, transformando no el trabajo en una casa acogedora, sino nuestra casa acogedora en una tortura de trabajo”, reflexionó.

Desaparece la frontera público y privado y se intensifica mucho la demanda de trabajo. Lo que pasa con el teletrabajo es una intensificación de la ganancia de las empresas, porque disminuyen los costes inmediatos e invaden la casa de la gente”, lamentó.

Con información de Montevideo Portal.

Foto Pxfuel.