CRISIS ECONÓMICA POR COVID-19 EN EEUU HA GENERADO HAMBRUNA EN EL PAÍS

Foto: Twitter/@pagina_siete

En el país más rico del mundo, el hambre es una dura realidad, incluso en épocas de prosperidad.

Washington, Estados Unidos, 08 de diciembre de 2020.- La epidemia de coronavirus, ha matado a unas 280 mil personas en Estados Unidos, lo cual, ha provocado una histórica crisis económica. Según el Departamento de Comercio, el 12 por ciento de los adultos afirma que “a veces” o “con frecuencia” no comieron lo suficiente durante el último mes.

Según una encuesta de la Brookings Institution, cerca del 10 por ciento de las madres de niños menores de cinco años declararon que habían pasado hambre en algún momento de octubre y noviembre.

En el país más rico del mundo, el hambre es una dura realidad, incluso en épocas de prosperidad. Ahora, con la enorme pérdida de empleos y el cierre de negocios, millones de personas tienen la nevera vacía.

Ejemplo de la crisis en el paíse es Kimberly Orellana de 14 años, que, antes de que la pandemia cerrara su escuela y los funcionarios de inmigración de Estados Unidos deportaran a su padre a El Salvador, ella no sentía miedo de pasar hambre. Pero el salario de su madre, ahora el único sostén de su hogar, no es suficiente para alimentarla a ella y a sus dos hermanitas.

Por ello, Kimberly hace cola frente a una escuela para aprovechar la distribución de productos alimenticios organizada allí por una asociación sin fines de lucro.

A veces necesitamos un poco de comida para mantener nuestro refrigerador lleno”, dice Kimberly, en Cockeysville, al norte de la ciudad de Baltimore, durante un descanso de sus clases escolares que ahora se dictan bajo la modalidad en línea.

La organización benéfica Feeding America, la organización que combate el hambre más grande del país, estima que alrededor de 50 millones de personas en Estados Unidos se considerarán en situación de inseguridad alimentaria este año, incluidos alrededor de 17 millones de niños.

Feeding America nunca distribuyó tanta comida ni tan rápido: Entregó 4 mil 200 millones de platos de marzo a octubre. La organización dice que registró un aumento del 60 por ciento en la cantidad de personas que acuden a sus comedores durante la pandemia. Cuatro de cada diez lo hicieron por primera vez.

Quienes colaboran en esta causa dicen que nunca vieron nada parecido en Estados Unidos, ni siquiera en la feroz recesión del 2007 a 2009. En todo el país hay colas vehiculares de kilómetros en los centros donde se reparte comida gratis. La gente espera horas para recibir esa ayuda. En Nueva York y en otras ciudades grandes la gente hace cola parada por horas para recibir asistencia alimentaria.

Las cifras son alarmantes para la mayor economía mundial y uno de los principales países donantes de ayuda alimentaria a otras naciones.

El inicio de la pandemia en marzo y los cierres de empresas y negocios que siguieron dispararon el desempleo masivo y generaron una grave recesión. Las escuelas también han cerrado, lo que ha impedido que los niños de familias de menos recursos reciban comidas gratuitas.

Según Bauer, la escasez de productos básicos en los supermercados también ha afectado en primera instancia a los padres y madres de bajos ingresos.

La pandemia golpea con más fuerza a los sectores minoritarios y los afroamericanos y los hispanos registran tasas desproporcionadamente altas de muertes, infecciones y desempleo.

El desempleo entre los hispanos subió al 18.9 por ciento esta primavera y es el más alto de cualquier grupo racial o étnico, según estadísticas del gobierno. Si bien bajó un poco, muchos siguen desamparados.

Más de uno de cada cinco hispanos y afroamericanos adultos con hijos dijo en julio que con frecuencia no tenían para comer, de acuerdo con un informe de septiembre encargado por el Food Research & Action Center.

Eso es el doble de la tasa de blancos y asiáticos. También comprobó que las mujeres, los hogares con niños y las minorías en general corren más peligro de pasar hambre.

Con información de: Milenio