DESAPARECE “MINILUNA” DE LA TIERRA, PERMANECIÓ OCULTA POR AÑOS

(Foto: Gemini Observatory/NSF’s NOIARL/AURA)

Belfast, Irlanda del Norte; Belfast, Irlanda del Norte.-

Un asteroide llamado 2020 CD3, se convirtió en la “Miniluna” de nuestro planeta al quedar atrapado durante años en la órbita de la Tierra; sin embargo, y a menos de un año de haber sido encontrado, este ha desaparecido.

Este cuerpo estelar fue descubierto el pasado 15 de febrero, sin embargo, se estima que llevaba años siguiendo a nuestro planeta a unos 13 mil kilómetros de distancia. El pequeño asterioide, según lo publicado en el Astronomical Journal, era una roca de silicato flotante El avistamiento de 2020 CD3 fue realizado con un telescopio de 1.5 metros por Kacper Wierzchos y Teddy Pruyne, en el Catalina Sky Survey, que opera desde el Lunar and Planetary Laboratory de la Universidad de Arizona.

(Foto: Tony873004)

“Nuestro grupo confirmó que es un fragmento de silicato de un cuerpo más grande. También calculamos que estaba a unos 13 mil kilómetros de la Tierra en su aproximación más cercana y con un tamaño de entre 1 y 1.5 metros de diámetro. (…) El descubrimiento de febrero fue significativo, ya que fue el único registro de minilunas documentadas desde 2006 -la cual solo pasó alrededor de un año en órbita alrededor de la Tierra- ¡No podíamos perder una oportunidad tan excepcional!”; apunta Grigori Fedorets, investigador postdoctoral del Centro de Investigaciones Astrofísicas de Queen’s University de Belfast.

Desde febrero, Fedorets dirigió una campaña de observación masiva con múltiples y potentes telescopios, señalando que el descubrimiento de esta Miniluna se trató de “un raro regalo para los astrónomos”. Se cree que 2020 CD3 podría haber entrado en la órbita terrestre hace varios años, pero solo fue visible en su salida del sistema Tierra-Luna, durante el pasado 7 de marzo.

“El asteroide 2020 CD3 fue un compañero de la Tierra durante más tiempo que la miniluna anterior y pudimos calcular su órbita y estudiarla con suficiente profundidad para derivar sus propiedades físicas y su período de rotación, lo que demuestra que era un fenómeno natural y no un cuerpo artificial como un satélite muerto”; detalló el especialista, apuntando que para su estudio se utilizaron varios telescopios potentes de todo el mundo, incluidos los de Hawái y La Palma, así como el de Arizona.

*Con información de: Eluniversal.com.mx | Elplural.com | Mundo-geo.es