ROSA MARÍA FLORES BUENDÍA Y MELISA ROSAS COMPARTEN SU EXPERIENCIA EN EL PROGRAMA ESPÍRITU DEPORTIVO

Zinacantepec, Estado de México; 23 de noviembre de 2020.-

La Secretaría de Cultura y Turismo transmitió una emisión más del programa Espíritu Deportivo, en el que, como cada semana, se dieron a conocer las historias de atletas mexiquenses que han llegado a la cúspide en eventos internacionales, poniendo en alto su nombre, a la entidad y al país.

En la sección Leyendas Deportivas, la campeona olímpica Rosa María Flores Buendía, quien marcó historia en la justa de Barcelona de 1992 -cuando el frontón fue considerado en el calendario de competencias en la modalidad de exhibición-, compartió lo que fue esta oportunidad de vivir una experiencia única.

Para un deportista es lo máximo estar en una Olimpiada, para nuestro deporte era una sorpresa, era algo que no esperábamos, pero al mismo tiempo sabíamos que si nos tocaba había que disfrutarlo al máximo, había que prepararnos. Los mejores cuatro países fueron los que estuvieron presentes, fue una época llena de torneos. (…) Estar allá fue un sueño, con la responsabilidad de traer los mejores resultados, gracias a Dios se logró el oro, en la cancha sentía los nervios al máximo, vas contra ti misma, contra el público, porque la final fue contra España y eso conlleva a que afecte el resultado, por eso hay que estar enfocada, mi compañera estaba enfocada”, expresó la jugadora.

La pelotari mexiquense platicó cómo heredó el amor por esta disciplina de su madre y de sus abuelos y cómo ha sido la familia una parte fundamental para que ella pueda cumplir con sus sueños deportivos: “Yo nací dentro de una familia frontenista, mi mamá fue jugadora profesional, mi tío fue a campeonatos mundiales, mi abuelo jugó en la industria militar primero a mano y luego con raqueta, mi abuela también jugaba, todos practicamos frontón”, detalló.

Además, la deportista comentó que en un principio jugaba contra hombres, porque este deporte en la rama femenil no tenía tanta participación, eso la llevó a ser pionera en los Campeonatos Mundiales, en los que ya se consideró a las mujeres en 1988, cuando jugó en la categoría juvenil; cuando ganó la medalla de oro.

Por su parte, la ajedrecista Melisa Rosas, en la sección Cuna de Campeones y Campeonas, compartió su experiencia en el deporte ciencia y cómo fueron sus inicios dentro de esta disciplina, que la llevaron a alcanzar grandes metas a nivel internacional. La ajedrecista detalló que lo que empezó como un juego ahora se ha convertido en parte fundamental de su vida y destacó el hecho que la enseñanza se ha vuelto una parte fundamental en su vida, ya que ahora su principal objetivo es transmitir los conocimientos que ella ha adquirido.

Para concluir el programa, el conductor Mario Gómez compartió detalles del ajedrez y el porqué es considerado el deporte ciencia, señaló cuales son las características principales de esta actividad.

*Comunicado