GAS NATURAL REDUCIRÍA CUARTA PARTE DE CONTAMINANTES DE AUTOS.

Foto Pxhere.

Poco se habla del gas natural como alternativa para enfrentar las emisiones de dióxido de carbono.

Toluca, Estado de México; 23 de noviembre de 2020.- Frente al reto de la contaminación en las grandes ciudades del mundo, han surgido alternativas vehiculares que prometen sustentabilidad, reducción de contaminantes y beneficios a los consumidores; sin embargo, a largo plazo, dichas alternativas carecen de ventajas que prolonguen su uso o que las consoliden entre los ciudadanos. En la Zona Metropolitana del Valle de México, hay más de ocho millones de autos, que representan casi 90 por ciento de los contaminantes del aire, según datos del gobierno de la Ciudad de México.

Una de las medidas para combatir los problemas de contaminación del aire es el impulso al uso de autos híbridos y eléctricos. De hecho, autoridades de la capital del país han tratado de incentivar a los usuarios mediante la obtención del holograma 00 para circular con este tipo de autos. Pero, poco o ningún aliciente se ha insinuado en relación con el uso de gas natural vehicular.

“La contaminación atmosférica en el Valle de México es un problema que se ha pospuesto por mucho tiempo, pero hemos llegado al punto en el que la atención es urgente, especialmente cuando vemos cada vez más pruebas del cambio climático”, indica Andrés Bayona, Presidente de la Asociación Mexicana de GNV, GNC, GNL y Biogás (AMGNV). Entre los problemas principales está el incremento del parque vehicular que ha causado alerta entre los ambientalistas, un debate que crece a nivel internacional.

En México, según datos del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), la emisión de gases de efecto invernadero aumentó 27 por ciento del año 2000 a la fecha, mientras que la temperatura ambiente promedio pasó de 12 grados en 2010 a 22.2 grados al cierre de 2018.

¿Por qué el gas natural vehicular sería una salida a este problema? El uso de vehículos propulsados con tecnología de Gas Natural Vehicular (GNV) permitiría que las emisiones de dióxido de carbono se reduzcan 25 por ciento en comparación con la gasolina, cifra que se eleva hasta 35 por ciento en el caso de los vehículos propulsados con diésel. Este último dato fue estimado por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), de acuerdo con la Asociación Mexicana de Gas Natural Vehicular.

Otros contaminantes que se reducen con la utilización del gas natural vehicular como combustible son el óxido de nitrógeno (NOx), pues se genera 35 por ciento menos, en tanto las emisiones de monóxido de carbono (uno de los contaminantes más tóxicos que despiden los vehículos de combustión interna) bajan 95 por ciento.

Además, las unidades que usan GNV como fuente energética no emiten partículas negras, también conocidas como black carbon. Este compuesto es el principal responsable de las enfermedades respiratorias y las muertes prematuras relacionadas con problemas cardiovasculares.

Con información de Imagen Digital.

Foto Pixabay.