PANDEMIA DE COVID-19: DURO GOLPE PARA PEQUEÑAS LIBRERÍAS

Foto Facebook (La Cosecha Librería)

8 comercios de la Red de Librerías Independientes han cerrado en el país y la Asociación de Libreros de México teme por la viabilidad de 100 más.

Ciudad de México; 21 de noviembre de 2020.-

Es conocida la crisis económica que arrastró consigo la pandemia de Covid-19; sin embargo, los pequeños negocios se han visto más afectados por las consecuencias económicas de la pausa que significó el confinamiento y la dinámica de la nueva normalidad, las librerías, específicamente, son el sector que está recibiendo el golpe final después de una larga agonía que se anunciaba desde antes de la emergencia sanitaria.

Los siguientes son solo algunos de los lamentables ejemplos de esta situación.

La Cosecha Librería, un espacio cultural en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, en enero de este año inició una estrategia para lograr que sus lectores y visitantes se volvieran autogestores del espacio, pero la pandemia los llevó no sólo a detener esa incipiente iniciativa, incluso las bajas ventas los obligaron abandonar el local de unos 100 metros cuadrados que rentaban y a emprender una campaña de fondeo para darle una segunda vida a la librería.

Salgari, una librería-cafetería de unos 120 metros cuadrados, con diez años de antigüedad en el Pedregal de Santo Domingo, en la alcaldía Coyoacán, en la Ciudad de México, muy cerca de la Ciudad Universitaria y especializada en literatura infantil y juvenil, así como en novela negra, inició 2020 con la confianza de que todo marchaba bien, eran visitados por chicos universitarios que revisaban los libros de su preferencia mientras se tomaban un café; sin embargo, todo cambió y hoy intentan rescatar la librería en un pequeño local de 3×4 metros cuadrados, pero en la alcaldía Iztapalapa.

A Gloria Books & Co., una librería de unos 130 metros cuadrados con tapanco y con una vida cultural muy activa, que en 2012 se convirtió en la primera librería de Juriquilla, en Querétaro, la pandemia por Covid-19 le confirmó que la pasión por los libros era inviable, y hace dos meses, a finales de agosto, cerró sus puertas para siempre, desocupó el local y hoy aspira al menos a estar viva a través de la venta de sus libros en línea.

La historia de estos tres espacios son sólo una muestra de los ocho casos de librerías que han cerrado por la crisis económica derivada por la pandemia de Covid-19, que representan cerca del 30 por ciento de las 35 librerías de barrio, pequeñas e independientes, que conforman la Red de Librerías Independientes (RELI).

Hay muy pocas librerías dentro de la red que tienen esta infraestructura y esta solidez para vender en línea, pienso que de la totalidad de la red a lo mejor un 10% tiene esta capacidad de vender a través del comercio electrónico, todas las demás hemos ido capoteando los cierres y capoteando las bajas ventas con recursos menos sofisticados o más simples, más al alcance de nuestras posibilidades como el Facebook, el WhatsApp o el Instagram”, señala Claudia Bautista, presidenta de la RELI.

Aun cuando entre junio y agosto las tres librerías reabrieron sus puertas en la llamada “nueva normalidad” y han empujado la página colectiva libreriasindependientes.com.mx, dicen que las ventas físicas nunca se normalizaron, por lo que pronto se vieron ahogados por el pago de arrendamiento, luz, agua, teléfono e Internet, sin contar sueldos.

Esos espacios no son los únicos que han perecido. Georgina Abud Pérez Porrúa, presidenta de la Asociación de Libreros de México (Almac), señala que a pesar de la reapertura de librerías y puntos de venta la caída en las ventas no se ha regularizado y siguen entre el 30 y el 50 por ciento, con respecto al año pasado.

Con información de El Universal.