MANIFESTANTES TOMAN SEDE DEL CONGRESO DE GUATEMALA

Foto: @bangtanyoon_m

El Organismo Judicial informó de la detención de 22 personas por diversos motivos durante las manifestaciones.

Guatemala, 21 de noviembre de 2020. – El Congreso de Guatemala fue tomado este sábado por un grupo de manifestantes, varios de ellos encapuchados, quienes prendieron fuego a las instalaciones.

De acuerdo con AFP, la protesta fue para pedir la renuncia del presidente Alejandro Giammattei, tras la aprobación del presupuesto para 2021, el más alto de la historia del país, pero que no contempla un aumento de las partidas sociales y por lo que se prevé un fuerte endeudamiento público.

Tras los destrozos durante la manifestación varias personal resultaron intoxicadas, por lo que fueron atendidas por la Cruz Roja, así lo dio a conocer Andrés Lemus, vocero del organismo. El Organismo Judicial informó de la detención de 22 personas por diversos motivos durante las manifestaciones.

Cabe mencionar que, el grupo de manifestantes que pendió fuego al edificio contrastó con otra protesta pacífica frente al antiguo palacio de gobierno, en el centro histórico de la capital y cercano al Congreso, donde los manifestantes exigían la renuncia del mandatario.

El descontento e indignación de los gualtemaltecos contra el Congreso y el gobierno de Giammattei están causados por la opacidad de los recursos para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus, por la creación de un superministro para el que se nombró a un joven cercano al gobernante y por el presupuesto para el próximo año.

Foto: @bangtanyoon_m

Por otra parte, el Congreso, en su mayoría integrado por el oficialismo y partidos afines, aprobaron esta semana el mayor presupuesto en la historia del país de casi 12 mil 800 millones de dólares, un aumento de cerca del 25 por ciento a las cuentas de este año.

La mayoría de fondos están dirigidos a infraestructuras con el sector privado y no prevé aumentar las partidas de salud ni de educación, ni tampoco las destinadas a combatir la pobreza y la desnutrición infantil.

El manejo de la crisis por parte de Giammattei, un médico de 64 años, ha sido duramente criticado por la oposición política y sectores sociales que denuncian carencias en los hospitales y deficiencias para atender a los grupos afectados por los confinamientos.

Con información de: AFP / Excélsior