ESTAR EN CASA BRINDA SATISFACCIÓN AL CEREBRO, REVELA ESTUDIO CIENTIFICO

Ciudad de México, 20 de noviembre de 2020.- ¿Cuando llegas a tu casa sientes tranquilidad, placer y satisfacción? Esto es porque tu cerebro libera dopamina  un neurotransmisor directamente ligado al placer, el cual se activa e incrementa notablemente al regresar al hogar.

De acuerdo con un estudio científico realizado por neurocientíficos de Florida Atlantic University, en Estados Unidos, este efecto que causa en el cerebro el estar en casa, es similar al que produce una dosis de cocaína.

Los experimentos en ratones permitieron concluir que la sensación de confortabilidad que genera un entorno conocido produce una importante liberación de dopamina en el núcleo accumbens, un área cerebral fuertemente relacionada con aspectos emocionales y motivacionales.

La investigación, publicada en la revista Neurochemistry International, verifica que los estímulos que conducen a experiencias que el cerebro relaciona con la seguridad del hogar desembocan en una fuerte liberación de dopamina, un neurotransmisor que incrementa las sensaciones de placer.

Según los científicos a cargo del estudio, la respuesta es similar a la que se genera con una dosis de cocaína.

La dopamina es vital en el control motivacional y en comportamientos que buscan una recompensa, un resultado deseado. El núcleo accumbens es la estructura cerebral subcortical ligada precisamente a la motivación, al aprendizaje de conductas que llevan a una meta determinada y a las experiencias placenteras.

En consecuencia, la liberación del neurotransmisor dopamina se produce en ese sector, y es allí donde se puede monitorear su mayor o menor actividad.

Mediante un sensor de dopamina colocado en el núcleo accumbens del cerebro de los ratones, lograron verificar por primera vez que la sensación de arribar al hogar produce un importante aumento en la liberación de dopamina.

Por el contrario, la ubicación en un nuevo contexto u hogar no generaba el placer ligado con la dopamina, algo que permite verificar que los roedores identificaban su jaula habitual con sensaciones de tranquilidad y confortabilidad que les producían placer.

Pero más allá del valor científico del descubrimiento, los expertos creen que puede tener una aplicación directa en el diseño de nuevas estrategias terapéuticas y farmacológicas en torno a enfermedades relacionadas con la incapacidad de sentir placer.

Al mismo tiempo, el sistema cerebral identificado por los neurocientíficos puede emplearse con el propósito de crear algún tipo de estrategia que pueda controlar la sensación de placer y la producción de dopamina en situaciones de abuso de sustancias, concretamente en el tratamiento de patologías ligadas a las adicciones.

*Con información de: tendencias21.levante-emv.com/