VENTA DE CUBREBOCAS, UN NEGOCIO MILLONARIO DERIVADO DE LA PANDEMIA

Foto: Twitetr/@LaJornada

De ser un producto utilizado para fines médicos, su venta dejó de ser exclusiva de farmacias y hoy se pueden comprar en casi cualquier parte.

Ciudad de México, 11 de noviembre de 2020.- De acuerdo con la Asociación Nacional de Farmacias (Anafarmex), la pandemia del Covid-19 generó una industria millonaria en la venta de cubrebocas que se convirtió en un producto que utiliza 80 por ciento de los 127 millones de habitantes del país.

De ser un producto utilizado para fines médicos, su venta dejó de ser exclusiva de farmacias y hoy se pueden comprar en casi cualquier parte, desde tianguis hasta tiendas departamentales, además de Internet, a un precio que va de 15 hasta 4 mil pesos, estos últimos fabricados por marcas de artículos de lujo; y los hay de grado médico, tela con diversos diseños e incluso transparentes –hechos de acrílico.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Desarrollo Económico capitalina, mil 600 pequeñas empresas de la Ciudad de México tuvieron que reconvertir su giro a la producción de insumos relacionados con la pandemia, 67 por ciento a la fabricación de cubrebocas, todo esto, derivado de la demanda y el impacto económico del confinamiento por la emergencia sanitaria.

El 90 por ciento de las empresas que cambiaron de giro para elaborar cubrebocas reporta como principal ingreso la venta de este insumo en meses recientes, según la Cámara Nacional de Comercio e Industria en Pequeño de la Ciudad de México.

Por su parte, Antonio Pascual Feria, presidente de la Anafarmex, señaló que el incremento en la venta de este insumo ha sido exponencial desde que inició la emergencia sanitaria, por lo que se estima que son decenas de millones de piezas las que se venden al mes en el país.

Actualmente se garantiza su abasto y costo al consumidor luego de que en abril y mayo pasados se registrara un desabasto y sobreprecio de cubrebocas; ahora, no sólo se pueden adquirir en farmacias, sino también en casi cualquier esquina, en tiendas departamentales, de conveniencia e Internet.

El comercio informal también ha sido parte de la oferta masiva del producto en tianguis y puestos callejeros, donde el que ofrecen es principalmente de tela, con diversos diseños, ya sea de superhéroes, dibujos animados, logotipos de equipos deportivos o alusivos a la temporada del año como el Día de Muertos.

No obstante, se ha sobresaturado el mercado según Iván Josué, quien vende estos enseres en las inmediaciones del Estadio Azteca, por lo que ha bajado la venta, debido a la competencia. Detalló que se surte de la mercancía en el centro y que sus ganancias diarias oscilan entre 100 y 400 pesos.

La venta de cubrebocas vía Internet es variada, se pueden encontrar con filtro, en forma de concha, de tela reutilizable o desechables. Incluso marcas de lujo ofrecen conjuntos de cubrebocas con corbata.

En tiendas en línea como Amazon y Mercado Libre, los precios dependen de la cantidad de unidades a adquirir; por ejemplo, un paquete de tres piezas reutilizables cuesta 350 pesos; mientras un pedido de un millón de piezas de cubrebocas N95 con certificado tiene un valor de 64 millones de pesos.

Marcas como Fendi ofrecen cubrebocas con valor de hasta 4 mil 540 pesos o Dolce & Gabbana que vende un conjunto coordinado de corbata con cubrebocas a un precio de 5 mil pesos.

Cabe señalar que, de acuerdo con la Oliva López Arellano, secretaria de Salud local, casi cualquier cubrebocas reusable o desechable es eficaz, que no se necesita gastar mucho dinero en ellos, pero advirtió que este aditamento es una barrera más al coronavirus, que debe ir acompañada de las demás medidas como sana distancia y lavado de manos para una protección eficaz.

Señaló que para quien circula en el transporte público, en una calle muy transitada, en un comercio, restaurante, un cubrebocas de tela o desechable de grado médico como los tricapa, son bastante seguros y no muy caros, pero que la clave es usarlo correctamente, que tape nariz y boca y no manipularlo.

En el caso de los de tela, se recomienda una que sea sintética en la parte externa y de algodón para la interna, pero los que no son recomendables son los que tienen un sello de salida o tapón, porque se pueden contaminar.

Con información de: La Jornada

Comments are closed.