LUZ DE DISPOSITIVOS DURANTE LA NOCHE, PROMUEVE ENFERMEDADES METABÓLICAS: UNAM.

Foto: Pixabay

Se aconseja apagar estos dispositivos dos horas antes de dormir para permitir la secreción de melatonina.

Toluca, Estado de México; 05 de noviembre de 2020.- Por las condiciones actuales de la sociedad, las actividades destinadas para el día se han extendido hasta la noche, por lo que existe un mayor riesgo de contraer problemas metabólicos porque los relojes circadianos se desincronizan a diario, expuso Lorena Aguilar Arnal, del Departamento de Biología Celular y Fisiología del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la UNAM.

Mayoritariamente, la población joven desincroniza su reloj circadiano por la exposición crónica a la luz azul; es decir, de los leds, utilizada principalmente en móviles, tabletas y ordenadores. Lo anterior se agudiza en horarios críticos como la noche, pues dicha luz incide en las neuronas del núcleo supraquiasmático y termina por “desincronizar” el reloj.

“Es como si nos sometiéramos a la luz solar por la noche y al núcleo se le da una información ‘de día’; entonces hay una desincronización general que evita que los ritmos circadianos sean robustos. En consecuencia, pueden aparecer enfermedades metabólicas”, alertó la investigadora.

Para combatir ese problema, es vital controlar la exposición a la luz azul poco antes de irnos a dormir. Se aconseja que dos horas previas, dejemos de lado las pantallas para tener un ciclo de sueño adecuado, “de lo contrario la secreción de melatonina se verá afectada y no descansaremos de manera óptima”.

También, es necesario que la cena sea antes de las 8 de la noche para tener una buena digestión, dormir bien y que el reloj funcione adecuadamente. Por su parte, el ejercicio también es bueno, pero se ha visto que es mejor durante la mañana, pues es un sincronizador de los ritmos circadianos.

Es importante tener en cuenta esta información y recomendaciones de los expertos, ahora que durante el confinamiento, las personas se encuentran en un ritmo de vida distinto al que tenían antes de la pandemia, específicamente en relación con el uso de dispositivos como los celulares y las tabletas electrónicas.

Con información de UNAM.

Foto: Pixabay.