POLICÍA DE LA CDMX LE SALVA LA VIDA A RECIÉN NACIDO

Foto: @SSC_CDMX

Al parecer el bebé se estaba asfixiando, de no ser por la reanimación cardiopulmonar que le dio el elemento, habría fallecido.

Ciudad de México, 31 de octubre de 2020. – Si alguien dijo que los policías no son héroes, déjanos decirte que el oficial Leonardo González probó lo contrario.

En un comunicado, la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México dio a conocer la historia en la que un bebé de apenas dos semanas de nacido estuvo a punto de perder la vida, ya que se estaba asfixiando y de no ser por la reanimación cardiopulmonar que le dio el elemento, éste no habría vuelto a respirar.

Los hechos ocurrieron el pasado jueves, cuando el oficial patrullaba las calles de la colonia Tezozómoc, en Azcapotzalco, y alrededor de la 20:45 horas, recibió la emergencia a través de su radio, en la que detallaban que un menor no podía respirar por probable asfixia causada por atragantamiento.

Por lo que de inmediato se dirigió al domicilio donde se encontraba el menor, en cuanto llegó subió las escaleras e ingresó al edificio.

Según la versión de la madre, el policía estaba “en shock y no decía nada”, mientras que el padre del menor estaba al teléfono con el personal del servicio de emergencias del 911, apoyándolo para saber qué hacer con el niño llamado Víctor Manuel.

La mujer de 24 años de edad comentó que su hijo no reaccionaba y al parecer, no podía respirar, por lo que el oficial se acercó al menor, “estaba muy pálido”. González cargó al bebé lo acomodó en su antebrazo izquierdo boca abajo, y, con sus dedos en los pulmones del menor, comenzó a practicar una técnica para que desechara el producto que pudiera obstruir sus vías respiratorias.

El bebé prácticamente estaba blanquito. Le pregunté si era el color natural y me dijo que no, que momentos antes había dejado de sentirse el latido de su corazón, por lo que lo cargué y fue que hice la maniobra”, señaló González.

Segundos después, el bebé arrojó mucosidad de la nariz y la boca, lo que provocó el llanto y la entrada de aire a sus pulmones. El oficial, en minuto y medio, estabilizó al bebé y lo entregó a sus padres.

Uno minutos más tarde, los paramédicos arribaron a la casa y atendieron al menor, le revisaron signos vitales y diagnosticaron que el pequeño se había atragantado, después fue trasladado a un hospital pediátrico.

Con información de: 24 horas