OFRECE EDOMÉX 68 MIL SERVICIOS DE MEDICINA Y CUIDADOS PALIATIVOS

Foto: Especial

Estos programas evitan que mexiquenses enfrenten la enfermedad o el fin de la vida solos o en un lugar inhóspito, desconocido e inoportuno.

Toluca, Estado de México; 31 de octubre de 2020. – De septiembre de 2017 a la fecha, la Secretaría de Salud del Estado de México ha brindado 68 mil servicios de medicina y cuidados paliativos en beneficio de los mexiquenses.

En el marco de las Jornadas Conmemorativas por el Día Mundial del Cuidado Paliativo y Hospicio, celebrado el 12 de octubre y bajo el lema “Mi cuidado, mi confort”, la coordinadora de Voluntades Anticipadas y responsable del Programa de Cuidados Paliativos, Celina Castañeda de la Lanza, informó que se han ofrecido 27 mil 026 valoraciones y 16 mil 491 consejerías a quienes enfrentan enfermedades crónicas y limitantes.

Así como 21 mil 501 capacitaciones a familiares para el cuidado adecuado de pacientes en aspectos de nutrición, rehabilitación física y salud mental.

Además de los 68 mil servicios, Castañeda de la Lanza señaló que 6 mil 149 trabajadores de la salud han tenido cursos, foros y seminarios, con la finalidad de fortalecer la enseñanza continua; en el marco de la pandemia por COVID-19, las actividades académicas se llevan a cabo mediante medios digitales como WhatsApp, videollamada, conferencias virtuales y chats con especialistas del ramo.

Manifestó que estas atenciones forman parte de las políticas públicas que ha privilegiado el gobernador Alfredo Del Mazo Maza, por conducto del secretario de Salud, Gabriel O’Shea Cuevas.

También dijo que las jornadas académicas tienen la finalidad de ofrecer el acceso a los cuidados paliativos en una etapa temprana de la enfermedad, para vivir de la mejor manera, durante el mayor tiempo posible, abonando compasión, amabilidad y respeto de los cuidadores, los trabajadores de la salud, y ser tratadas y tratados con una estrecha relación.

Detalló que estos programas evitan enfrentar la enfermedad o el fin de la vida solo o en un lugar inhóspito, desconocido e inoportuno, así como respetar la autonomía incluso en la fragilidad de la enfermedad y el fin de la vida.

Con información de: Comunicado