URGE PROTECCIÓN CONTRA LOS TRATAMIENTOS DE CONVERSIÓN SEXUAL: ILGA WORLD.

Foto Pxhere.

La organización internacional publicó este año el informe “Poniéndole límites al engaño”.

Toluca, Estado de México; 14 de octubre de 2020.- A pesar de los avances del movimiento LGBTQ+ conquistados durante las últimas décadas, las terapias de conversión gay, prácticas pseudocientíficas que intentan cambiar la orientación sexual o reducir la atracción sexual hacia otras personas del mismo sexo, todavía se llevan a cabo en muchos países.

Con los avances de las investigaciones en psicología y otras disciplinas, los científicos no reconocen la efectividad ni ven la necesidad de ningún tratamiento contra la homosexualidad. Es, en este siglo XXI, una práctica totalmente fuera de lugar.

“Terapia de conversión” es un término que describe las prácticas, realizadas por psicólogos o religiosos, que son utilizadas para intentar alterar la expresión de género, la identidad de género o la orientación sexual de una persona.

Al respecto, este 2020, ILGA World, ha publicado un informe pionero sobre el tema: “Poniéndole límites al engaño”. Se trata de una extensa investigación mundial sobre las leyes que prohíben las “terapias de conversión” tanto a nivel nacional como subnacional.

En el informe de dicha investigación, también se explora el vasto campo de las técnicas utilizadas para tratar de modificar la orientación sexual de las personas lesbianas, gays y bisexuales y para evitar que las personas trans realicen su transición, la detengan o la reviertan. Estás prácticas también buscan obligar a que las expresiones y funciones de género se ajusten a los estereotipos sociales binarios de masculinidad y feminidad.

En la investigación, también se analizan las estrategias más allá de la reforma jurídica para restringir estas prácticas nocivas en todo el mundo. “Durante demasiado tiempo, la experimentación y el abuso han tenido lugar bajo el manto legitimador de la medicina, la psicología y la ciencia”, indica ILGA en un comunicado.

Foto Pxfuel.

En numerosos países estas prácticas espantosas aún son toleradas e impulsadas – incluidas “terapias” de electrochoque, internamientos forzados en “clínicas” y exorcismos – que empujan a personas de diversas orientaciones sexuales, identidades y expresiones de género a vivir vidas de autodesprecio, hasta las extremas consecuencias de cometer suicidio.

“Nuestra investigación muestra que, hoy en día, las principales fuerzas impulsoras de estas prácticas nocivas son los líderes religiosos y los prejuicios. Muchos han terminado buscando una ‘terapia de conversión’ para ellos mismos, ya que percibían su orientación sexual e identidad de género en conflicto con su religión”, explica Lucas Ramón Mendos, Oficial Superior de Investigación de ILGA World y autor del informe.

“La protección contra tratamientos ineficaces y crueles similares, es tan urgente como siempre: nuestro informe también expone cómo, gracias a la incansable defensa de activistas, supervivientes y organizaciones de base, los Estados, los profesionales de la salud y los organismos internacionales de derechos humanos de todo el mundo, se están pronunciando en contra de las llamadas ‘terapias de conversión’”, indica ILGA.

ILGA World es la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex; es una federación mundial compuesta por 1974 organizaciones de 163 países que luchan por la igualdad de derechos para las personas LGBTI desde 1978.

El informe de ILGA World, Poniéndole límites al engaño – Un estudio jurídico mundial sobre la regulación legal de las mal llamadas “terapias de conversión”, puede ser consultado en su página web o a través de este enlace: https://ilga.org/downloads/ILGA_World_poniendole_limites_engano_estudio_juridico_mundial_terapias_de_conversion.pdf

Con información de BBC y de ILGA World.

Foto ilga.org.