2 DE OCTUBRE DE 1968, MOVIMIENTO ESTUDIANTIL QUE TERMINÓ MARCANDO A MÉXICO.

(Foto: Marcel·li Perelló).

El llamado movimiento de 1968 en México, fue una activación social en la que, además de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), El Colegio de México, la Universidad Autónoma Chapingo, la Universidad Iberoamericana, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), participaron profesores, intelectuales, amas de casa, obreros, campesinos, comerciantes y profesionales en la Ciudad de México y estados como Coahuila, Durango, Michoacán, Nuevo León, Puebla, Oaxaca, Sinaloa y Veracruz.

Esta historia inició en los años 60, donde “una sucesión de intervenciones militares en las universidades fue creando un ambiente de descontento y de malestar entre la juventud”, explicó Gilberto Guevara Niebla, uno de los fundadores del CNH a BBC Mundo. En 1965, hubo también una serie de paros y marchas de médicos y enfermeras, en demanda de mejor salario, por lo que a las protestas se sumaron también estudiantes de la carrera de medicina.

(Foto: Marcel·li Perelló).

Además, en ese mismo año, Europa también vivió una serie de protestas estudiantiles. Mientras que en Estados Unidos había una intensa oleada de protestas juveniles contra la guerra en Vietnam; “Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”, apuntó para el mismo medio Rolando Cordera, quien fuera consejero por la Escuela de Economía ante el CNH.

En México, el movimiento contó con un pliego petitorio del CNH al Gobierno, con acciones específicas como la libertad a presos políticos y la reducción o eliminación del autoritarismo, además de que condenaba la fama que en ese entonces tenía la policía mexicana de cometer abusos excesivos.

(Foto: Marcel·lí Perelló).

Por su parte, el estado mexicano reprimió al movimiento constantemente, al señalar que sus dirigentes eran terroristas que buscaban desacreditar al gobierno e instaurar un régimen comunista, representando con ello, un peligro para la seguridad nacional; de ahí que fuera criminalizado y sus participantes considerados como parte de la delincuencia, siendo la marcha del 2 de octubre de 1968 con la que buscarían ponerle fin al movimiento, logrando disolverlo en diciembre de ese año.

Sin embargo, el gran número de denuncias contra el estado mexicano por detenciones ilegales, encarcelamientos ilícitos, maltratos, torturas, persecuciones, desapariciones forzadas, espionaje, criminalización, homicidios y ejecuciones extrajudiciales, harían que este día quedara marcado en la historia de México, del que aún se desconoce el verdadero alcance del abuso de la fuerza policial utilizado en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

(Foto: PetrohsW).

En el cincuenta aniversario de la “Masacre de Tlatelolco”, el gobierno mexicano reconoció los hechos como un crimen de estado y constituyó una política de reparación a las víctimas con el Programa Conmemorativo por los 50 años del Movimiento Estudiantil de 1968; “Este programa significa la alianza de diversas instituciones en torno a un propósito: articular esfuerzos para sanar una herida que continúa abierta, mediante la recuperación de la memoria, el acceso a la verdad y el respeto a la dignidad de las víctimas”, señaló en su momento Jaime Rochín del Rincón, titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

Lo cierto es que muchos politólogos, historiadores e intelectuales, coinciden en señalar que este movimiento y su terrible desenlace encendieron la chispa de una permanente y más activa actitud crítica y opositora de la sociedad civil, principalmente en las universidades públicas. Además, ha generado un sinfín de manifestaciones culturales desde la literatura, el arte y hasta la música, siendo en este último donde existen dos temas obligados del rock nacional: “Tlatelolco 68” con la Banda Bóstik y “Nada pasó” de Panteón Rococó.

*Con información de: BBC.com | Archivohistorico.buap.mx| Gob.m