¡CUIDADO! ESTOS SON TRES TIPOS DE DESHIDRATACIÓN.

Foto Pxhere.

Debemos tener cuidado especial en niños, ancianos y personas enfermas.

Toluca, Estado de México; 30 de septiembre de 2020.- La falta de sensación de sed (más acusada en niños, ancianos y personas enfermas), el calor ambiental excesivo, hacer una caminata o un esfuerzo físico intenso y duradero sin agua suficiente son causas de deshidratación.

Los principales grupos de riesgo ante un evento de deshidratación son los niños, las personas mayores, mujeres embarazadas o lactando y deportistas.
Los primeros síntomas que indican falta de hidratación, y ante los cuales se debe prestar atención permanente son: sed intensa, pérdida de apetito, sensación de malestar, fatiga, debilidad y dolor de cabeza.

Si bien, se habla en términos generales de deshidratación cuando se pierden líquidos, en la práctica clínica, la deshidratación se clasifica según la cantidad de líquido perdido, la rapidez de la pérdida y una mayor o menor merma de electrolitos, sobre todo sodio, además de líquido. Por ello, la manera de corregirla es distinta.

Si se atiende a la pérdida de sodio en relación con la pérdida de agua, los tipos de deshidratación son tres: isotónica, hipertónica e hipotónica. Cualquiera de estos tipos puede darse en condiciones de enfermedad y debe ser un especialista de la salud quien realice el diagnóstico preciso y el tratamiento adecuado al caso. Sin embargo, en condiciones de salud y en circunstancias concretas, también pueden darse indicios de deshidratación leve.

Deshidratación isotónica. La pérdida de agua es similar a la de solutos/electrolitos. Es la más frecuente, en el 70 por ciento de los casos. Algunos signos de alerta son la disminución de la turgencia de la piel, ojos hundidos y con ojeras.

Se experimenta en la mayoría de casos de gastroenteritis leves o moderadas, por mal uso de diuréticos medicamentos o de plantas y complementos con fines diuréticos, personas que sudan mucho en condiciones normales de temperatura y humedad.

La solución es tomar preparaciones de rehidratación oral (SRO) de venta en farmacias, más conocidas como “suero oral”, o las llamadas bebidas para deportistas, y no solo agua.

Foto adultosmayores.es.

Hipertónica. La pérdida de agua es mayor que la de sales minerales. Se da entre el 10 y el 15 por ciento de la población. Las manifestaciones clínicas incluyen sed intensa, mucosas secas y rojas, fiebre, agitación e irritabilidad. Sucede cuando, de manera voluntaria o involuntaria, se ingiere poco líquido, bien por falta de bebida o por enfermedad.

Los niños y los ancianos son los grupos más vulnerables a sufrir este tipo de deshidratación, más aún tras procesos febriles con mala reposición de agua, o por quemaduras o insolación por larga exposición al sol.

La solución es similar a la anterior. Consiste en beber más agua, sola o enmascarada con sabores, en forma de caldos, sopas, gazpachos, zumos, infusiones, las conocidas como bebidas para el deportista o “suero oral”.

Hipotónica. Se pierde en proporción más cantidad de sales y de sodio que agua. En condiciones de salud, puede ocurrir en personas que trabajan en ambientes cálidos y realizan un trabajo físico intenso (construcción, bomberos…), en deportistas que deben pasar pruebas en condiciones ambientales extremas o en caso de gastroenteritis acompañada de vómitos y diarreas importantes.

Las manifestaciones clínicas son similares a la deshidratación isotónica, pero más acusadas. La solución en estos casos es tomar una bebida más concentrada en sales minerales (hipertónica), salar más los alimentos o incluso tomar, mientras dure el trabajo o el esfuerzo, un poco de sal.

Con información de Consumer.es

Foto Pixabay.