POR SI TE DAN AGRURAS DESPUÉS DE LA CENA DEL GRITO CHECA ESTOS TIPS

Foto: Diario Xalapa

Ciudad de México, 15 de septiembre de 2020

Las agruras o acidez como comúnmente se conocen, provocan una sensación de dolor, quemazón o ardor en el esófago, siendo la mayoría de las veces causada por la regurgitación de ácido gástrico.

Este proceso se debe al paso de ácidos estomacales por el esófago por medio del esfínter, dando pie a las agruras.

En México al menos 17.5 millones de personas sufren de acidez estomacal y poco más de 4 millones de mexicanos aseguran sentir agruras luego de los festejos patrios o decembrinos.

Esto debido a la alta ingesta de alimentos condimentados, grasosos o picosos, aunado al consumo excesivo de bebidas alcohólicas, por lo que especialistas de la Asociación Mexicana de Gastroenterología recomiendan evitar consumir este tipo de alimentos o hacerlo con moderación.

El pozole bien picoso, los taquitos dorados, los pambazos, las enchiladas, o los tamales pueden provocar reflujo y acidez, causando que no podamos dormir o estar tranquilos durante el día.

¿Cómo saber si tienes agruras?

Los síntomas más comunes son dolor que se origina en el pecho y puede radiarse al cuello, a la garganta o al ángulo de la mandíbula. La pirosis se ha identificado como una de las causas de la tos crónica, e incluso pueden confundirse con asma.

Es acompañada con eructos frecuentes, sensación de aire en el esófago y ardor.

Por ello los gastroenterólogos recomiendan que, si ya tienes un episodio de reflujo o i quieres prevenirlo, sigas estos tips para aminorar las molestias, además de acudir al médico para recibir el tratamiento correcto.

Duerme del lado izquierdo:

Se ha comprobado que la acidez y reflujo nocturno mejora considerablemente si duermes sobre el lado izquierdo. Esto se debe a que cuando te acuestas sobre tu lado izquierdo, el estómago cuelga hacia abajo y los líquidos se acumulan a lo largo de la curvatura mayor, lejos del esfínter esofágico inferior. Los líquidos, por tanto, permanecen más lejos del esófago y se les impide regresar.

Evita cenar muy tarde:

Evita consumir alimentos cerca de la hora de dormir, esto ayudará a que el estómago esté lleno y el contenido no regrese mientras dormimos.

Evita usar ropa ajustada:

Esto se debe a que nuestro estómago necesita espacio para digerir los alimentos, por lo que los pantalones ajustados o fajas impiden que el estómago se vacié de manera adecuada.

Aléjate de las grandes porciones:

Dale tiempo a tu estómago de digerir los alimentos, cuando son grandes porciones este órgano trabaja a marchas forzadas sin que te haga digestión la comida.

Modera el consumo de alcohol:

Por sí solo el alcohol es ácido, y al combinarlo en grandes cantidades con alimentos condimentados y grasosos estás haciendo una bomba de gastritis que detonará en cualquier momento.

No a las pastillas de yerbabuena después de comer:

Esto debido a que la yerbabuena relaja los músculos entre el estómago y el esófago, dejando que el ácido del estómago regrese al esófago.

Mastica un chicle:

Se ha comprobado que entre más chicle masques, más neutralizas y eliminas el ácido del esófago.

Camina:

Realizar una caminata después de comer te ayuda a que los jugos gástricos fluyan correctamente.

Con información de: De10.mx y NEZT