¡ESTOS SON LOS SABORES DE MÉXICO!

Aunque el pozole y los chiles en nogada son las estrellas de estas fechas, cada entidad de la República tiene mucha tradición que aportar a la gastronomía nacional. A continuación, la exquisitez culinaria de los 32 estados que componen el bello y cultural México.

Aguascalientes: los tacos de lechón, para obtenerlos se prepara la carne con una pasta de ajo, sal, limón, aceite, tomillo y comino; la carne se cocina en horno.

Baja California: el chili con carne surgió en Ensenada y sus principales ingredientes son carne, chiles y frijoles, es un platillo muy popular en todo el estado. Otro son las tostadas de mariscos de Ensenada.

Baja California Sur: el ceviche es el platillo más popular en el estado y puede estar preparado de diferentes maneras, los ingredientes que predominan son camarón, pescado y sierra.

Campeche: el pan de cazón elaborado con la carne del tipo de tiburón, salsa de chile habanero y una base de tortillas es el platillo representativo de la entidad.

Coahuila: el pan de pulque es de los favoritos por su dulce sabor; sin embargo, nadie le dice que no a una carnita asada en taco o en corte.

Colima: los sopitos, pequeñas tortillas cubiertas de picadillo con salsa de tomate, cebolla, lechuga y ajo.

Chiapas: el chipilín es un ingrediente muy importante para la gastronomía chiapaneca, con él se hacen tamales.

Chihuahua: la carne asada es la estrella, la acompañan con cebollitas, salchichas, papas y salsa. Aunque, si de desayuno se trata, un delicioso huevo con machaca es la opción en esta región del país.

Ciudad de México: las guajolotas son el alimento más representativo de los chilangos; se trata de una torta de tamal que puede acompañarse con un atole o cafecito. Aunque, si de cena se trata, los tacos al pastor parecen ser la opción más recurrida que existe en el corazón del país; la carne se marina con especias y achiote, y se cocina a fuego directo. Los tacos se complementan con cebolla, cilantro, piña y salsa de chile de árbol.

Durango: el caldillo de machaca, también conocido como caldillo duranguense, es elaborado con carne seca, ajo, cebolla, chile poblano, chile colorado y especias.

Estado de México: el chorizo verde es el alimento más característico de Toluca, la capital de la entidad, el cual está compuesto por chile serrano, cilantro, orégano, tomate, espinaca, pepitas, cilantro y laurel.
También en el Edomex se preparan diversos tipos de tamales, como el de ollita que se caracteriza por tener un hueco al centro que se rellena con carne y salsa. Además, el tradicional pambazo, que es una telera bañada en salsa de guajillo que se pone a calentar en el comal para que así se absorba la salsa en el pan. Se rellena de papa y chorizo (si es verde, aún más típico de la región). Se le agrega lechuga, aguacate y queso.

Guanajuato: las enchiladas mineras están hechas con tortillas fritas rellenas de queso, acompañadas de zanahorias, papas y salsa de chile guajillo. Y si de algo más callejero se trata, un platillo típico guanajuatense es la colorida “guacamaya”, que es un bolillo relleno con chicharrón durito de puerco con cueritos encurtidos, salsa y limón. Aplica como botana o como tentempié a cualquier hora.

Guerrero: el pozole guerrerense puede ser de cualquiera de los colores de nuestra bandera: verde, rojo o blanco, dependiendo la región; sin embargo, este platillo es la estrella de toda la nación en fechas tan especiales como las fiestas patrias.

Hidalgo: la barbacoa hidalguense destaca por su forma de preparación, la cual es al horno con hojas de maguey, se deja cocer durante toda la noche.

Jalisco: la birria, carne bañada con una salsa de chiles y especias envuelta en hojas de maguey. Otro platillo tradicional es la torta ahogada, la cual se sumerge en una salsa de chile de árbol, tomate y especias, después se rellena generosamente con carnitas. Se considera un gran remedio para las resacas.

Michoacán: uno de los platillos típicos son las carnitas, tradicionalmente se cocinan en ollas de cobre (fabricadas en Santa Clara del Cobre).

Morelos: la cecina de Yecapixtla es considerada como la mejor carne de res del estado y se puede comer en tacos, quesadillas o con unos chilaquiles.

Nayarit: el pescado zarandeado originario de la Isla de Mexcaltitán se cocina a la parrilla en leña, puede ir acompañado de pico de gallo.

Nuevo León: el cabrito al estilo pastor es de lo platillos más populares.

Oaxaca: es de los estados más ricos en gastronomía debido a sus diversos platillos como tamales, chocolate y el téjate; sin embargo, las tlayudas son el alimento más distintivo por el gran tamaño de la tortilla y por los ingredientes que llevan, destacando el tasajo.

Puebla: el mole poblano es muy famoso por la diversidad de ingredientes con los que cuenta como nueces, plátano, chile ancho, mulato, pasilla y chipotle, clavo, pasas, canela, cebolla, perejil, ajo tomate, chocolate, entre otros. Además, una de las estrellas gastronómicas de estas fechas patrias es el chile en nogada, plato representativo por excelencia de Puebla y hasta del país entero. Su temporada transcurre básicamente durante septiembre, el mes patrio, mes de fiesta nacional. Los sabores y los colores vivos de México (verde, blanco y rojo) están plasmados en este mágico platillo.

Querétaro: las enchiladas queretanas están bañadas con salsa de guajillo y llevan zanahoria, papa, queso panela y pollo. Otro platillo tradicional, sobre todo de las regiones rurales del estado es el nopal en penca que es un cactus relleno de nopales, chiles, ajo, cebolla y orégano. Se prepara asado y se sirve con aguacate, queso y pico de gallo.

Quintana Roo: los salbutes son uno de los antojitos preferido por su encantador sabor.

San Luis Potosí: las enchiladas potosinas son muy famosas, están rellenas de queso y van adobadas con chile guajillo, después se fríen y se acompañan de patitas de cerdo, aunque puede variar de acuerdo con las zonas.

Sinaloa: el chilorio es originario de este estado, se prepara con carne de puerco, chile pasilla y otras especias. En la región de la costa de este estado, el platillo típico es el aguachile, camarones en salsa de chile serrano, cilantro y limón, complementado con rebanadas de pepino y cebolla morada. Se come en tostadas.

Sonora: las chimichangas son un platillo muy norteño, es preparado en una tortilla de harina frita rellena de queso o frijoles.

Tabasco: el pejelagarto asado es un pescado muy popular y puede prepararse de diferentes formas, pero la más común es con un tipo de mole “chirmol”, que se prepara con masa, calabaza, semillas y epazote.

Tamaulipas: la carne a la tampiqueña es de los platillos más comunes en el estado, es carne asada servida con entomatadas o enchiladas, frijoles, rajas con elote, guacamole, queso y salsa.

Tlaxcala: los tacos de canasta son conocidos en diferentes estados de la República, pero son originarios de Tlaxcala, del municipio de San Vicente.

Veracruz: las chicatanas son un tipo de hormigas asadas acompañadas de limón y sal.

Yucatán: la cochinita pibil es de los alimentos más consumidos en casi todos los estados, se come en tacos o torta. Es carne de puerco con adobo de achiote y cebolla morada.

Zacatecas: el asado de boda es el platillo más típico, es lomo de cerdo bañado en un adobo de chiles ancho, pasilla y guajillo con naranja, piloncillo y manteca.

Con información de El Universal y Buzfeed.