RITMOS DE LA MEMORIA, RENOVADOS PARA UNA NUEVA GENERACIÓN A TRAVÉS DE LOS OJOS DE JULIA DE CASTRO.

El arte y la creación están mutando. Son tantos los factores que intervienen para que una obra se conecte con la audiencia, que muchas veces todo el proceso va mas allá de una buena canción, una gran película o un libro que nos atrape, se trata de mercadotecnia, de redes, de una maquinaria que supera al artista.

En esta nueva época, hay un puñado de artistas que defienden la creación y la abrazan de manera fuerte, en proyectos que nos regalan momentos llenos de euforia y agradables situaciones. Julia de Castro, es de esas artistas, ya sea en la actuación o la música, ha tejido una historia por demás interesante.

Su trabajo en “De la puríssima” fue dando como consecuencia un paso hacia música propia, que venía de otro lugar y que tendría otro destino, ahí, Julia sin buscarlo conoció a Camilo Lara, afamado productor, responsable del proyecto “Instituto Mexicano del Sonido” y que se unió en idea de crear las nuevas canciones de nuestra protagonista, una mezcla de viejos sonidos, ritmos de otro tiempo y la producción futurista que Lara acostumbra.

Fernando Dávila, locutor de Hemisferio Rock en el 91.7 FM Mepetec, tuvo la oportunidad de platicar con Julia en el marco del lanzamiento de “Historiadora” un primer disco en solitario y esto fue lo que le contó desde Madrid.