LOS PARÁSITOS INTESTINALES CAUSAN DEPRESIÓN

Ciudad de México, 28 de agosto de 2020

La depresión está relacionada con las bacterias y los parásitos que viven en el intestino, así lo revela un estudio de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Los investigadores de la UNAM aseguran que el parásito Ascaris lumbricoides genera alteraciones en la microbiota intestinal, afectando las redes generales de comunicación y las subredes clave vinculadas con la depresión.

En las personas es normal que la microbiota intestinal bacteriana tenga unas tres mil 180 especies, mismas que favorecen la formación de proteínas, moléculas de señalización y el metabolismo de nutrientes que son fundamentales para la vida.

Pero cuando se altera la abundancia de las bacterias, la composición y comunicación se han relacionado con al menos 50 problemas de salud, entre ellos la depresión.

De acuerdo con la investigación, los adultos son más susceptibles porque el parásito interfiere con especies de bacterias que participan en el metabolismo de la dopamina, uno de los principales moduladores en la sintomatología depresiva.

Los científicos de la UNAM señalaron que las bacterias intestinales también afectan los procesos cognitivos como la memoria, el aprendizaje e incluso la inteligencia no verbal.