“EL MAGO DE OZ”, UN ARCOÍRIS DE VALORES, SENTIMIENTOS Y ADAPTACIONES.

Toluca, Estado de México; 27 de agosto de 2020.- Publicada en 1900, de la autoría del neoyorkino, Lyam Frank Baum, “El mago de Oz” es una historia atemporal llena de valores extraordinarios, pero al alcance de todos, que ha trascendido generaciones y fronteras.

Si bien, la versión de esta historia más conocida y aclamada es la adaptación cinematográfica de 1939, el libro es en sí mismo exquisito. La adaptación en anime japonesa es la más completa y apegada al libro y por supuesto, las historias que otros autores han escrito a partir de ella y en el mismo universo han sido también aplaudidas por la crítica y el público.

Frank Baum, escribió catorce libros relacionados con Oz, pero muchos otros títulos para niños y jóvenes: en total, cerca de sesenta novelas y más de ochenta relatos, a lo que hay que añadir unos doscientos poemas e innumerables trabajos como guionista. De este tamaño es el legado de Baum.

Después de debutar con una colección de cuentos infantiles ilustrados por el pintor Maxfield Parrish, Frank tuvo un primer éxito en 1899, con una antología de poesía ilustrada con dibujos del caricaturista W. W. Denslow. Sería con él con quien Baum optara por publicar “El mago de Oz”.

A menos de un lustro de la publicación del libro, la historia se adaptaría al teatro, llevándose a escena en Broadway en los años 1903-1904. ¿Qué opinaba la crítica alrededor de Baum?… “Baum, como Shakespeare, albergaba en su cabeza una fiebre por querer, desear, moldear, soñar, que es la que hace que todos continuemos buscando la historia de Oz, y que nos nutramos de ella”, dijo el escritor de ciencia ficción, Ray Bradbury.

“Ese autoproclamado Mago de Oz tiene una larga genealogía, podría ser desde un chamán hasta el Próspero de Shakespeare y siempre encuentra su par en cada época”, afirmó la autora canadiense, Margaret Atwood.

“Baum era un verdadero educador y los que leen sus libros de Oz, a menudo se hacen lo que no eran: imaginativos, tolerantes, despiertos a las maravillas del mundo y a la vida”, fueron las palabras del guionista y narrador, Gore Vidal.

Imagen de Cordon Press.

La historia de “El mago de Oz” aborda un arcoíris de sentimientos y valores que pocos cuentos de la época y de la actualidad han alcanzado. Fuera del estereotipo de la historia de hadas, la narración de la aventura de la pequeña Dorothy deja importantes lecciones en los lectores y espectadores mediante la singularidad de sus personajes.

El hombre de hojalata quería tener un corazón para dar y sentir amor, el espantapájaros deseaba inteligencia, y el cobarde león sólo quería ser valiente. Con “El mago de Oz”, Baum dio un gran mensaje: todos poseemos esas cualidades, sólo hay que practicarlas para desarrollarlas.

Así, la historia imaginada y creada por Lyam, se convirtió en la semilla para la realización de una de las películas más influyentes de Hollywood. Y una idea que, todavía hoy, continúa siendo explotada mediante diferentes adaptaciones.

La versión cinematográfica de “El mago de Oz” llegó en 1939. Como en todos los casos de libros adaptados al cine, la película alcanzó a un público más extenso que el propio cuento escrito; tuvo seis candidaturas a los Premios Óscar, ganó dos. No ganó el de mejor película porque enfrente tenía a la aclamada cinta “Lo que el viento se llevó”.

Fue un rodaje complicado y accidentado de inicio a fin. Mucho se ha contado que cambió de director en varias ocasiones, hubo serios problemas con el maquillaje y vestuario de los actores, lesiones entre los participantes (incluido el perrito que dio vida a Toto); incluso, se habló de los problemas para caracterizar a la actriz Judy Garland, quien ya contaba con 16 años y daba vida a la pequeña Dorothy.

Al final, a 81 años de estrenada, la cinta es una digna representante de los inicios del cine a color y finalmente en manos del director Victor Fleming, se convertiría no solo en un filme de culto, sino que dio al mundo la que se considera la canción más importante del siglo XX por parte de la RIAA (Recording Industry Association of America): “Over the Rainbow”, tema que casi fue cortado de la película y que la hizo merecedora de un Óscar a la mejor canción original.

Respecto de otras adaptaciones de este popular cuento, además de las puestas en escena, destaca otra película sobre el mago, aunque de dibujos animados, “Journey back to Oz”, estrenada en 1974 y teniendo a Liza Minnelli, hija de Judy Garland, como la voz de Dorothy. Cuatro años después saldría la película “El mago”, una “versión urbana” de la historia de Baum. Incluso los japoneses realizaron un anime, considerado como una de las versiones más cercanas al libro.

Y la lista continúa, entre otros cuentos e innumerables puestas en escena, “El mago de Oz” es uno de los clásicos de la literatura infantil y juvenil más importantes de todos los tiempos. Si eres de los que no se conforman con las versiones cinematográficas o de televisión, también puedes leer el libro en algunos sitios de descarga legal, como la Biblioteca Digital ILCE, aquí http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/Colecciones/CuentosMas/ElMaravillosoMagoOz_Baum.pdf

Con información de La Razón y La Verdad (España).

Imagen de YouTube (canal: Gabikun).

Esta noche, en Ecléctico, Gaby Santamaría y Andrés Mora, hablarán más sobre esta afamada historia. Escúchalos a las 21:00 horas, por el 91.7 FM Metepec o Amecameca, el 88.5 FM de Zumpango o el 104.5 FM Valle de Bravo.