APERTURA DE TIENDAS REDUCE LA DEMANDA DEL COMERCIO ELECTRÓNICO

(Foto: Bicanski en Pixnio)

Ciudad de México; 24 de agosto de 2020.-

La relajación de las medidas ante el coronavirus SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad conocida como COVID-19, generó que durante el pasado mes de junio se registrara un descenso del 7.3 por ciento en el e-commerce, mientras que las ventas en locales de autoservicio y departamentales se reanimaron 7 por ciento.

Así lo refleja el reporte de la Encuesta Mensual sobre Empresas Comerciales (EMEC), del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), donde las ventas en tiendas de autoservicio y departamentales repuntaron 7 por ciento luego de dos meses de contracciones, viéndose beneficiadas por la reapertura de las departamentales, que se mantuvieron dos meses cerradas. En tanto, las ventas por internet y a través de catálogo retrocedieron 7.3 por ciento mensual, su primer descenso desde enero pasado.

Por tipo de mercancía, las ventas con el mejor desempeño mensual fueron las de productos textiles, ropa y calzado, que crecieron 67.5 por ciento; seguidas por las de productos de papelería y esparcimiento (+27.9 por ciento); artículos de ferretería (+14.1 por ciento); automóviles y refacciones (+11.7 por ciento); abarrotes (+10 por ciento) y enseres domésticos (+10 por ciento).

Según el Grupo Financiero BX+, la mejora en los próximos meses del consumo privado estará sujeta al manejo de la pandemia y el relajamiento de las medidas sanitarias, siendo determinante para la recuperación en el empleo y la confianza.

En su comparación anual, las ventas minoristas aligeraron su caída en junio a 17.2 por ciento, luego de retroceder 23.4 por ciento en mayo y 23.7 por ciento en abril. En términos de nivel, el índice de ventas quedó en 95.7 puntos, el más bajo desde agosto del 2011.

*Con información de: Eleconomista.com.mx | Informador.mx