TOMAR DIÓXIDO DE CLORO PODRÍA CAUSAR LA MUERTE

Ciudad de México, 16 de agosto de 2020

Ante la pandemia de COVID-19, se han promovido en el mercado numerosos productos que contienen dióxido de cloro o derivados, solos o en combinación, que se ostentan como medicamentos para combatir el virus SARS-CoV-2, pero este es totalmente falso.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió que el uso de productos de dióxido de cloro y sus derivados para ser consumidos o inhalados como supuesto tratamiento contra el COVID-19 pueden causar daños severos a la salud, e inclusive la muerte.

La OPS clara y enfáticamente desaconseja el uso de dióxido de cloro y de sus derivados para ser injerido o inhalado o para cualquier otro uso en humanos, estos productos se usan para desinfectar superficies inanimadas no para seres humanos”, aseguró el organismo.

De acuerdo con la OPS, actualmente no existe ningún ensayo clínico o resultado fehaciente de calidad que sugiera que estos productos sean efectivos o eficaces contra el COVID-19.

“Al contrario, es muy tóxico, es un gas amarillento que reacciona químicamente muy fuerte, puede producir la muerte, puede producir diarreas, neumonía y otra serie de eventos”, dijo en conferencia de prensa Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Infecciosas de la OPS.

Los expertos señalan que el dióxido de cloro es un gas de color amarillo o amarillo-rojizo utilizado como blanqueador en la fabricación de papel o en plantas públicas de tratamiento de agua; así como en el proceso de descontaminación de construcciones.

Al reaccionar en agua, el dióxido de cloro genera iones clorito, ambas especies químicas son altamente reactivas, por lo cual cuentan con capacidad de eliminar bacterias y otros microorganismos en medios acuosos. Este gas se ha utilizado como desinfectante, y en bajas concentraciones para la potabilización de agua, pero no está indicado para su ingestión como medicamento.

DAÑOS A LA SALUD

Al ingerirse o inhalarse, el dióxido de cloro y el clorito sódico reaccionan rápidamente en los tejidos humanos causando irritación de la boca, el esófago y el estómago, con un cuadro digestivo irritativo severo, con la presencia de náuseas, vómitos y diarreas, además de graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales.

Baja la presión arterial con síntomas graves como complicaciones respiratorias debido a la modificación de la capacidad de la sangre para transportar oxígeno.

Si se inhala a través de nebulizadores, puede generar edema pulmonar, broncoespasmos, neumonitis química y edema de glotis e incluso producir la muerte si las exposiciones están por encima del valor límite de exposición profesional, advierte la OPS.

Por ello el organismo pidió a los ciudadanos NO usar estos productos porque ya habido reportes de intoxicaciones y dos muertes (un niño y un adulto en Argentina) en personas que ingirieron o inhalaron este producto químico.