POR PRIMERA VEZ, DIAGNOSTICAN CÁNCER MALIGNO EN UN DINOSAURIO

Foto:@hola

Un grupo de especialistas ha descubierto un osteosarcoma en el peroné de un “Centrosaurus apertus”, el cual vivió entre 76 y 77 millones de años.

Canadá, 04 de agosto de 2020.- Bajo una investigación realizada por el Royal Ontario Museum (ROM) y la Universidad de McMaster en este país, han descubierto y diagnosticado por primera vez un cáncer (osteosarcoma) maligno progresivo en un hueso de dinosaurio, informó la revista médica The Lancet Oncology.

Señala que el hueso canceroso, se trata del peroné de un “Centrosaurus apertus”, dinosaurio con cuernos que vivió entre 76 y 77 millones de años. Descubierto originalmente en el Dinosaur Provincial Park de Alberta en 1989, se pensó que el extremo deformado representa una fractura curativa.

Foto:@ListinDiario

Ante ello, el doctor David Evans presidente de la Cátedra de Paleontología de Vertebrados del ROM, y los doctores Mark Crowther, profesor de Patología y Medicina Molecular, y Snezana Popovic, osteopatóloga, ambos de la Universidad McMaster, decidieron investigar más a fondo utilizando técnicas médicas modernas, la deformación del huso de este dinosaurio.

El diagnostico de cáncer agresivo como éste en los dinosaurios ha sido difícil de alcanzar, se requiere de una experiencia médica y múltiples niveles de análisis para identificarlo adecuadamente”, explicó el doctor Crowther. “Aquí, mostramos la firma inconfundible de un cáncer de hueso avanzado en un dinosaurio cornudo de 76 millones de años, el primero en su tipo. Es muy emocionante”.

Los investigadores, señalan que, para determinar este diagnóstico, se tuvo que comparar el hueso, con un peroné normal de un dinosaurio de la misma especie, así como con peroné humano que padeció osteosarcoma. El espécimen fósil es de un dinosaurio adulto con una etapa avanzada de cáncer, el cual le pudo haber invadido otros sistemas del cuerpo. Sin embargo, se encontró también que pudo haber muerto como parte de la gran manada de Centrosaurios golpeada por una inundación

Foto:@20m

El hueso de la espinilla muestra cáncer agresivo en una etapa avanzada. El cáncer habría tenido efectos devastadores en el individuo y lo habría hecho muy vulnerable a los formidables depredadores de tiranosaurios de la época -explica Evans, experto en estos dinosaurios con cuernos-. El hecho de que este dinosaurio herbívoro viviera en una gran manada protectora puede haberle permitido sobrevivir más tiempo de lo normal con una enfermedad tan devastadora”.

Este descubrimiento nos recuerda los vínculos biológicos comunes en todo el reino animal y refuerza la teoría de que el osteosarcoma tiende a afectar los huesos cuando y donde están creciendo más rápidamente”, añade.

Concluyen que la evidencia muestra que compartimos enfermedades con los dinosaurios y otros animales extintos que pueden estar presentes en las coleccione de huesos que se encuentran en los museos.

Con información de: Once Noticias