REVIVEN BACTERIAS DE HACE 100 MILLONES DE AÑOS

Microbios marinos, de la era de los dinosaurios, reviven en laboratorio.

Ciudad de México; 30 de julio de 2020.- Científicos lograron despertar microbios de hace 100 millones de años, que se encontraban bajo el océano, en un lugar poco propicio para la vida, según una investigación.

Los hallazgos fueron publicados en la revista Nature Communications, revelan las asombrosas capacidades de una de las formas de vida más primitivas aparecidas en el planeta, que puede sobrevivir durante decenas de millones de años casi sin oxígeno ni nutrientes, y renacer en un laboratorio.

Un equipo de investigación de la Agencia de Ciencia y Tecnología de la Tierra y el Mar de Japón (Jamstec) y la Escuela de Oceanografía de Graduados de la Universidad de Rhode Island reunió muestras de sedimentos antiguos hace 10 años durante una expedición al Gyre del Pacífico Sur, la parte del océano con la productividad más baja y al menor cantidad de nutrientes disponibles para nutrir la red alimentaria marina.

Sin embargo, los científicos consiguieron revivir esos microbios que habían sobrevivido en estado intacto inactivo durante 101.5 millones de años, en una investigación que ilustra la resistencia de la vida en la Tierra.

Los investigadores incubaron los microbios hasta por 577 días en un entorno seguro de laboratorio, proporcionando fuentes de alimento de carbono y nitrógeno, como amoniaco, acetato y aminoácidos. Asimismo, pusieron las muestras en incubación, para ayudar a los microbios a salir de su letargo.

Para su sorpresa, descubrieron que, lejos de haber estado fosilizados en los sedimentos, los microorganismos habían sobrevivido allí, y eran incluso capaces de crecer y multiplicarse. Los microbios eran aeróbicos, que requieren oxígeno para sobrevivir, y este estaba presente en las muestras de sedimentos.

Los investigadores indicaron que si el sedimento se acumula gradualmente en el fondo del mar a una velocidad de no más de un metro o dos cada millón de años, el oxígeno puede permanecer presente para permitir que dichos microbios sobrevivan por largos periodos.

Con información de: La Jornada