MUERE OLIVIA DE HAVILLAND, GRAN ESTRELLA DEL CINE CLÁSICO DE HOLLYWOOD

Foto Redes

La dos veces ganadora del Óscar falleció a los 104 años en París.

Francia; 27 de julio de 2020.-

Este fin de semana falleció, a los 104 años, la actriz Olivia De Havilland. Estadounidense de origen británico nacida en Japón (y nacionalizada poco antes de Pearl Harbor), ganó dos Oscar gracias a Vida íntima de Julia Norris (1946) y La heredera (1949), en la que su actuación se considera una de las mejores de la historia del cine.

Sus papeles más populares llegaron gracias a sus películas con Errol Flynn y muy especialmente de la mano de Melania, Melita, la gran rival de Escarlata O’Hara en Lo que el viento se llevó, la superproducción de 1939. Gracias a ella consiguió la que fue su primera nominación al Oscar, y otras dos le llegaron por Si no amaneciera (1942) y Nido de víboras (1948).

Olivia era una de las últimas representantes del cine clásico; su madre era también actriz, una intérprete menor, la británica Lilian Augusta, y su hermana Joan fue célebre tras optar por otro apellido y convertirse en Joan Fontaine. Ambas hermanas tuvieron una rivalidad épica, además de formar parte de una de las enemistades más míticas de Hollywood: la de Fontaine con Bette Davis, que también salpicó a De Havilland.

Fue la segunda nominación al Óscar de De Havilland lo que terminó de disparar su rivalidad con su hermana, puesto que ambas optaron al galardón a la Mejor Actriz: ella lo perdió por Si no amaneciera… para que lo ganara su hermana Joan, entonces mucho menos conocida, por Sospecha. Fontaine falleció en 2013.

De Havilland se hizo célebre en los años cuarenta por su enorme batalla contra los estudios de cine y en concreto contra Warner, el suyo propio. Cuando ella acabó su contrato de siete años con Warner, la empresa se lo aumentó seis meses, y después otros seis más. Al ver imposible salir de aquel círculo vicioso, De Havilland demandó a Jack Warner y lo llevó a juicio en un enfrentamiento legal que duró casi cuatro años, entre 1943 y 1946, en los que estuvo sin hacer un solo papel. Sin embargo, las leyes le dieron la razón y las apelaciones del gigante de la industria de nada sirvieron.

De Havilland se retiró del gran cine a mediados de los años cincuenta. Nunca se había considerado especialmente estadounidense: nació en Tokio (Japón) de padres británicos. Se trasladó a vivir a París, allí conoció, en un viaje al festival de cine de Cannes, al que sería su segundo marido, el editor de Paris Match Pierre Galante, y allí le otorgó Nicolas Sarkozy la Legión de Honor en 2010. También fue distinguida en 2008 con la Medalla de las Artes de EEUU, que le impuso George W. Bush.

De Havilland, considerada la última gran actriz del cine clásico de Hollywood, protagonizó más de 60 películas en su carrera. La estrella de “Lo que el viento se llevó” murió en su casa en París durante la noche del sábado al domingo, confirmó su publicista.

Con información de Huffington Post.