PERSONAS CON COMORBILIDADES, LAS MÁS VULNERABLES ANTE EL COVID-19 EN AMÉRICA LATINA

Foto: Prodavinci

La alta incidencia de diabetes, hipertensión y padecimientos renales colocan al 30% de la población en riesgo.

Internacional, 22 de julio 2020.-

La agencia de salud para la región reitera la urgencia de reforzar los sistemas sanitarios a nivel primario para que no se interrumpa el tratamiento de las enfermedades crónicas a causa de la pandemia, ya que la alta incidencia de diabetes, hipertensión y padecimientos renales colocan al 30% de la población del continente americano en riesgo de caer enferma de gravedad si contrae el coronavirus. En América Latina y el Caribe, eso significa 186 millones de personas.

La directora general de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carisa Etienne, alerto que tres de cada diez personas en América, es decir unos 325 millones, corren el riesgo de enfermarse gravemente de COVID-19 debido a que padecen males crónicos como diabetes, hipertensión, problemas renales, obesidad, tuberculosis o VIH.

De ese grupo vulnerable, 43 millones de personas se consideran en un “muy alto riesgo”, lo que quiere decir que necesitarían ser hospitalizadas, dijo Carisa Etienne, y agregó que los hombres tienen el doble de posibilidades de contraer el coronavirus y desarrollar el COVID-19.

En la conferencia de prensa periódica sobre la situación de la pandemia del coronavirus en el continente americano, Etienne informó que en la última semana se registraron 900.000 casos nuevos y 22.000 muertes, la mayor parte de ellas en Estados Unidos, Brasil y México.

Foto: Suanity.com

La mayoría de los países en Mesoamérica reportó una cantidad récord de casos semanales, y en América del Sur, el COVID-19 se está esparciendo en la base del Amazonas, en Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú”, indicó.

La sesión informativa de hoy enfatizó el alto riesgo de enfermar de COVID-19 cuando hay comorbilidades crónicas como la diabetes, la obesidad y la hipertensión, cuya tasa de incidencia es muy alta en la región latinoamericana.

Unos 186 millones de personas en América Latina y el Caribe están en riesgo grave, y en América del Norte, una de cada tres. El riesgo aumenta con la edad en las personas mayores de 65, pero los menores no son inmunes”, explicó Etienne.

Cabe resaltar que esta amenaza se agudiza puesto que la desviación de la atención y los recursos a la emergencia del COVID-19 ha dejado sin tratamiento a muchos pacientes con comorbilidades, por lo que la funcionaria citó, por ejemplo, la falta de insulina para los diabéticos, o de servicios de diálisis a quienes los precisan.

La OPS considera que, para evitar más casos graves y muertes por COVID-19 en América, es urgente reforzar los sistemas de salud, sobre todo a nivel de atención primaria, de manera que los pacientes con enfermedades preexistentes no deban interrumpir sus tratamientos y permanezcan monitoreados por los profesionales de la salud.

Con información: Noticias ONU