PESO CERRARÍA EL AÑO EN 24 UNIDADES POR DÓLAR

Foto: Twitter @lopezdoriga

El desarrollo de la pandemia y la expectativa de recuperación económica global son los principales factores fundamentales que determinan el tipo de cambio.

Ciudad de México, 16 de julio de 2020.-

El tipo de cambio ha logrado estabilizarse en niveles cercanos a 22 pesos por dólar, sin embargo, la inestabilidad financiera derivada de la crisis por coronavirus, aún puede hacer que la divisa estadounidense alcance las 24 unidades por billete verde al cierre de 2020, de acuerdo con estimaciones de Banco Base.

La previsión está relacionada con el grado de especulación en los mercados cambiarios ante la posibilidad de que México tenga una nueva baja en la nota soberana por parte de las calificadoras de riesgo.

Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base, explicó en conferencia de prensa, que el desarrollo de la pandemia y la expectativa de recuperación económica global son los principales factores fundamentales que determinan el tipo de cambio; sin embargo, la especulación resulta un detonante al alza que puede llevar a la divisa a niveles de 24 pesos por dólar.

Aunque no se dé la baja en la calificación, la simple especulación puede presionar al alza al tipo de cambio”, advierte.
En este sentido, un tipo de cambio más elevado tendría repercusiones no sólo en la inflación, sino en los niveles de deuda pública, que alcanzarían 54.4% del PIB, un avance desde el 48% reportado al primer trimestre del año.

Banco Base espera una contracción de 9.5% en el PIB mexicano para el cierre de 2020. El grupo financiero prevé que la recuperación de la economía pueda tomar entre 4 y 11 años, pues en el escenario optimista podría darse una recuperación de 5% en 2021, sin embargo, el dinamismo que se presenta apunta más bien al riesgo de un crecimiento de sólo 1% anual.

Los recortes a la calificación soberana, las pérdidas de Pemex, así como las salidas de capitales y el desempleo estructural, pueden tener como resultado una caída más pronunciada en la confianza de empresarios y consumidores así como en la inversión fija.

Con información de: Forbes México