COVID-19, EFECTOS A LARGO PLAZO

Foto Pixabay

Pacientes que fueron conectados a un ventilador, vulnerables a afecciones renal y hepática.

Toluca, Estado de México; 09 de julio de 2020.-

Al ser un virus relativamente nuevo, el SARS-CoV-2 todavía no ha develado toda la información que los científicos quisieran para conocer los efectos que tiene a largo plazo en las personas que se han infectado. Sin embargo, los estudios que ya se han realizado indican que algunos de los pacientes que han padecido el Covid-19 experimentan una variedad de síntomas mucho después de que desapareció la enfermedad.

Los datos demuestran que la mayoría de las personas que se han infectado de Covid-19 se han recuperado en unas pocas semanas; sólo quienes experimentan efectos a largo plazo presentan problemas como episodios de agotamiento, dolores de cabeza, ansiedad y dolores musculares que pueden durar al menos varias semanas más.

Los pacientes que requieren cuidados intensivos, incluidos los que son conectados a ventiladores o reciben diálisis renal, pueden experimentar problemas más graves.

La cicatrización pulmonar puede aparecer en personas que desarrollaron neumonía. También se ha informado de inflamación cardíaca, latidos cardíacos irregulares y empeoramiento de la función renal y hepática. Sin embargo, aún no se comprueba que estos problemas lleguen a ser permanentes.

Los sobrevivientes que tuvieron estadías prolongadas en cuidados intensivos a veces necesitan oxigenoterapia o diálisis en el hogar. Algunos también desarrollan una afección llamada síndrome de cuidados intensivos, que puede incluir debilidad muscular persistente y problemas de memoria. Eso puede ocurrir después de cualquier enfermedad crítica y puede estar relacionado con la sedación y el confinamiento prolongado en la cama durante la hospitalización.

Otra de las afecciones que sufren los pacientes graves de Covid-19 es el desarrollo de coágulos de sangre durante y después de la infección, lo que, ocasionalmente, puede causar accidentes cerebrovasculares. Incluso en casos menos graves, se prescriben anticoagulantes y pueden requerir cambios en el estilo de vida para reducir el riesgo de sangrado.

Ante ello, es importante la reflexión respecto de las medidas de prevención de contagios de Covid-19; afortunadamente, la mayoría de los pacientes sobreviven; sin embargo, a muchos de ellos, la enfermedad les cambia la vida.

Con información de El Financiero y AP.