¿SIRVEN LOS CUBREBOCAS CASEROS?

(Foto: Pixabay.com)

Ciudad de México; 03 de julio de 2020.-

El desabasto de cubrebocas en farmacias y supermercados al inicio de la pandemia, así como su posterior precio elevado, provocó que usuarios de todo el mundo buscaran una alternativa, llegando a desarrollar sus propios tapabocas en casa. Pero, ¿son suficientes?

De acuerdo con una consulta hecha a la Organización Mundial de la Salud (OMS) por Animal MX, hasta el momento “no se dispone de información suficiente sobre la efectividad de tapabocas de tela, pañuelos, mascarillas de papel, o mordazas que cubren la nariz y la boca”, indicando además que, en caso de utilizar mascarillas de tela, se recomienda “limpiarlas bien después de utilizadas, por ejemplo, lavándolas con detergente de lavadora a temperatura normal”; por otra parte se apunta que los cubrebocas desechables deben utilizarse una sola vez.

(Foto: Eneas De Troya)

En este sentido, la Organización recordó que usar un cubrebocas sin cuidado puede representar más riesgos para nuestra salud, coincidiendo en este rubro con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y la Secretaría de Salud: “son efectivos sólo cuando se usan en combinación con la limpieza frecuente de las manos con un desinfectante para manos a base de alcohol o agua y jabón”, llamando también a mantener también la sana distancia, medida que suele ser descuidada cuando una persona lleva mascarilla o cubrebocas, al sentirse confiada con estos instrumentos



También destacaron la importancia de un uso adecuado; desde su correcta colocación, cubriendo nariz y boca, procurando que queden lo más pegados al rostro en sus laterales y el arco de la nariz, así como evitar tocarlos constantemente y retirarlos únicamente mediante las ligas que los sostienen. De igual forma es importante lavarse las manos antes y después de colocarlos o retirarlos.

Además, reiteran, que las máscaras caseras no se consideran equipo de protección personal (EPP), ya que se desconoce su capacidad para proteger a los profesionales de la salud; mismos que deben recurrir a ellos solo como último recurso, en entornos donde las máscaras faciales no están disponibles; “Idealmente, las máscaras caseras se deben usar en combinación con un protector facial que cubra todo el frente (que se extiende hasta la barbilla o debajo) y los lados de la cara”.

(Foto: Pixabay.com)

Sobre las mascarillas especializadas, la OMS recordó que: “Sólo las personas que están enfermas, cuidan a otros o los trabajadores de la salud deben usar máscaras”, medida que ayuda a combatir el desabasto y acceso a estos en donde más se requiere.

Por su parte, y según lo retomado por el portal UNAM Global, el uso de pañuelos o bandanas es mejor que no traer nada “al cubrirte nariz y boca aminoras —de forma mecánica— la probabilidad de contagio”, señaló Orlando Hernández Cristóbal, responsable del Laboratorio de Microscopía de la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) Morelia, quien ha estudiado los materiales de cada cubrebocas y ha encontrado la importancia de que estos sean realizados con materiales especializados.



Lo ideal es que tenga tres capas: la más superficial debe ser de una tela repelente al agua como el poliéster, pero no cualquiera ya que no todos los poliésteres tienen dicha cualidad. Por ello, antes de comprarnos una es recomendable, con una jeringuilla, poner una gota sobre el exterior del cubrebocas y observar si ésta permanece o se absorbe de inmediato. Si es succionada y desaparece en pocos segundos no nos sirve, ya que haría lo mismo con los aerosoles”, señala el especialista.

Para la segunda capa, añade, puede ser de polipropileno (recordemos que no sólo es el material de los filtros de aspiradora, sino uno muy parecido al de las máscaras N95 -los cuales tienen de cuatro capas en adelante-); “Con este material incluso podemos añadirle una capa extra de protección al que ya tenemos, en especial si es de esos que cuentan con una bolsita para colocarle filtros”, detalla el especialista.


via GIPHY

Finalmente la tercera capa, por ir pegada a nuestro cuerpo, Hernández Cristóbal señala que debe ser de algodón u otra tela ahora sí muy absorbente, pues llegados a este punto lo que deseamos es retener lo que salga de nuestra boca y nariz, pues si estamos infectados eso evitará que alguien más respire nuestras exhalaciones.

*Con información de: Animal.mx |Unamglobal.unam.mx