¿ES CIERTO QUE COMER UN BOLILLO HACE BIEN DESPUÉS DE SUFRIR UN SUSTO?

Ciudad de México, 24 de junio de 2020

En la cultura mexicana ya es una tradición comerse un bolillo después de pasar un susto o impacto psicológico.

De acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el “espanto” o “susto” surge a consecuencia de factores diversos como fenómenos naturales, sobrenaturales, experiencias personales, etcétera.

También puede llegar a provocar agitación, anorexia, insomnio, fiebre, diarrea, confusión mental y apatía, e inclusive depresión.

Los científicos de la UNAM, señalan que el miedo genera respuestas fisiológicas, corporales y conductuales, por ello, cuando se presenta una situación que desate el susto, el cuerpo de la persona reacciona aumentado el ácido gástrico, y a su vez provocará nauseas.

Es por ello que muchas personas al sentir esta alteración en su organismo, recurren a comer un pan, con el cual calman el dolor de estómago y mitigan los mareos.

Los expertos señalan que el bolillo no tiene propiedades especiales para calmar la ansiedad y las nauseas, simplemente ayuda a que los ácidos estomacales generados por el susto no causen mayores molestias.