CORONAVIRUS IMPULSA LA PRODUCCIÓN DE BICICLETAS EN TAIWÁN

Foto: ABC Noticias

Las plantas de Giant en Taiwán están activas pero muchas de sus fábricas en China continental están cerradas temporalmente por la epidemia.

Taiwán, China, 16 de junio 2020.-       

Debido a la necesidad de actividades al aire libre tras varias semanas de confinamiento y al miedo de contraer coronavirus en los autobuses y metros llenos en Europa o América, la fabricación de bicicletas se disparó en Taiwán estimulada por la demanda mundial provocada por la pandemia.

La epidemia ha provocado en el país y todo el mundo una recesión histórica pero no para todos los sectores de la economía, ya que en los últimos meses Giant, el mayor fabricante del mundo de bicicletas, no ha parado de trabajar, apunta la directora general, Bonnie Tu.

Reaccionamos muy deprisa, hemos movilizado a todo el grupo y sobre todo las plantas y los servicios de venta (…) para responder a la demanda”, explicó.

Tanto en Europa como en América del Norte se disparó la demanda en las tiendas de bicicletas. La asociación británica de vendedores de bicicletas tiene todavía 20 mil pedidos pendientes de la llegada de la mercancía para ser entregados.

Gente que va al trabajo en bicicleta, los nuevos ciclistas, la gente que vuelven a sacar su bicicleta del garaje”, precisó Lincoln Romain, director de Brixton Cycles en Londres.

En Estados Unidos, las ventas de bicicletas de competición o de bicicletas para ir al trabajo aumentaron un 66 por ciento en marzo con relación a marzo de 2019, mientras que las ventas de bicicletas de ocio aumentaron un 121 por ciento y las bicicletas eléctricas un 85 por ciento, según la consultora The NPD Group.

Bonni Tu indicó que en Estados Unidos y en Europa la demanda progresó sobre todo en los modelos más básicos, de mil dólares o menos.

Las plantas de Giant en Taiwán están activas pero muchas de sus fábricas en China continental están cerradas temporalmente por la epidemia, teniendo además dificultades para encontrar piezas de recambio.

En Europa, Giant tiene previsto abrir una planta en Hungría para reducir su dependencia de China y acercar además la producción a sus clientes.

Gina Chang, secretaria general de la asociación de ciclos taiwanesa apunta que los fabricantes sufrieron inicialmente en el primer trimestre la anulación o el aplazamiento de numerosos pedidos cuando empezó a propagarse la epidemia. Pero las cosas mejoraron desde entonces.

Los dos principales fabricantes tienen pedidos hasta fin de año”, asegura.

La directora de Giant espera que el éxito de la bicicleta sobrevivirá a la crisis sanitaria.

En bicicleta uno toma el aire. Y no se puede circular muy cerca de los demás, si no tienes un accidente; es el distanciamiento natural”, finalizó.

Con información: Milenio