PRIMERA MEXICANA EN LA ACADEMIA DE ARTE TEATRAL ERNST BUSCH

Foto: @OthonGonzalezJ

El INBAL informó que González Corona fue aceptada en la academia el mismo día que audicionó.

Ciudad de México, 15 de junio de 2020. – Teresa González Corona, estudiante del segundo año de la licenciatura en Actuación en la Escuela Nacional de Arte Teatral (ENAT) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), se convirtió en la primera mexicana que se formará en la Academia de Arte teatral Ernst Bush.

En un comunicado, el INBAL informó que González Corona fue aceptada en la academia el mismo día que audicionó. “Fue la primera audición que hice en Alemania y la primera en la que me quedé”, cita a la joven en el documento.

En el país europeo hay 13 escuelas estatales de actuación, y los aspirantes llegan a hacer hasta 10 audiciones por año.

La Ernst Bush es el primer conversatorio nacional de actuación de Alemania, fundado en 1905 por Max Reinhardt, en la cual la formación actoral se basa en la mejor tradición del teatro mundial bajo los preceptos de Bertotl Brencht y Konstantín Stanislavski.

Normalmente concursan mil 200 candidatos por un lugar en la carrera de Actuación, pues el proceso de selección consiste en dos audiciones presenciales, en las cuales las y los candidatos presentan tres monólogos y una canción a la comisión de sinodales. Uno de los papeles con los cuales audicionó Teresa fue el de Adela, de La casa de Bernarda Alba, de Federico Gracía Lorca.

Sin embargo, sólo hay 25 lugares por generación para actores y actrices en la Ernst Busch Akademie y, por primera vez, en la generación 2020-2024, habrá una mexicana como estudiante, quien cursará la formación para obtener el grado de diplom (Magister).

Cabe mencionar que, no es común que una persona cuya lengua materna no sea el alemán concurse por un lugar en esta escuela, señaló el INBAL “De hecho, es extraordinario.

El alumnado consiste en jóvenes de Alemania y de Austria, salvo limitados casos. González Corona aprendió a hablar alemán hace menos de tres años en México”.

Con información de: El Financiero