¿CÓMO HIZO NUEVA ZELANDA PARA ERRADICAR EL COVID-19?

Foto Twitter (@qquesucede)

Así respondió el país con el manejo de la crisis sanitaria más efectivo del mundo.

Toluca, Estado de México; 10 de junio de 2020.-

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, anunció que el país regresa a la normalidad ya que no tiene nuevos casos de Covid-19. Todas las actividades internas volverán, sólo permanecerá el cierre de sus fronteras.

De acuerdo con la Universidad Johns Hopkins, Nueva Zelanda ha tenido hasta ahora mil 504 casos de Covid-19 y solo 22 personas fallecieron en ese país a consecuencia del virus; una taza de efectividad alta en comparación con otros países de características similares.

Expertos apuntan a que la baja densidad de población ayudó al país en la lucha contra la pandemia; sin embargo, las decisiones de la primera ministra fueron clave para contener el número de contagios y erradicar la pandemia con significativa rapidez.

Aislamiento rápido, primera clave de contención: “Debemos ir firmes y debemos ir rápido”. Cuando el país contaba solo con 100 casos confirmados de Covid-19, el gobierno tomó la decisión de detener la propagación; cerraron las fronteras e inició un confinamiento por 14 días, primero, y lo alargaron por 10 días más. Fue una cuarentena estricta, donde solo permanecían abiertas las tiendas de abarrotes, farmacias, hospitales y estaciones de servicio. Los viajes en vehículos particulares estaban restringidos.

Comunicación efectiva, clave permanente durante contingencia: “Este mensaje es para toda Nueva Zelanda. Dependemos de ti”. Las autoridades enviaron mensajes de texto comunicando su plan de contingencia para frenar el Covid-19; a través de comunicados claros, cortos y precisos, las personas fueron informadas de las normas de restricción que debían de seguir, lo cual hizo que el propósito del bloqueo fuera fácil de entender y aceptar.

Donde te quedes esta noche es donde debes quedarte a partir de ahora … Es probable que las medidas [más estrictas] se mantengan vigentes durante varias semanas”.

Pruebas al por mayor. Con el objetivo de tener datos certeros acerca de la propagación del virus entre la población, la primera ministra implementó una medida de 8 mil pruebas al día, hasta el momento se han evaluado a más de 290 mil personas en el país, la tasa más alta del mundo. De los casos confirmados, las autoridades tuvieron la oportunidad de mantener un seguimiento a su evolución al ser un reducido número.

Posición geográfica estratégica. Al ser una isla, el control en las fronteras fue más sencillo, las autoridades cerraron las fronteras cuando el número de infectados ascendió a 100, esto detuvo la propagación y ayudó a mantener un control más efectivo.

Con información de Deutsche Welle.