ALERTAN POR INVASIÓN DE SAPOS GIGANTES Y TÓXICOS AL SUR DE FLORIDA

Foto:@elmemoflores

Debido a las fuertes lluvias, los sapos de caña han comenzado a salir de sus sitios en busca de un mejor refugio, sin embargo, ponen en riesgo a las mascotas por su alto nivel de toxicidad.

Ciudad de México, 09 de junio de 2020.- Hace poco más de un mes algunos estados de la unión americana se han visto afectados por algunas plagas como: el avispón gigante, ratas y ahora miles de sapos de caña, mejor conocidos como sapos gigantes, que han abandonado sus madrigueras para invadir las calles de la ciudad, poniendo en riesgo a las mascotas por su alto nivel de toxicidad.

Resulta importante mencionar que los sapos de caña habitan en los cientos de lagos y canales artificiales distribuidos al sur de florida, los cuales durante esta temporada de lluvias han comenzado a salir de sus sitios en busca de un mejor refugio, fenómeno poco usual para los humanos.

De acuerdo con la Universidad de Florida, estos sapos de caña resultan ser inofensivos para las personas, sin embargo, para los animales domésticos al intentar morderlos o lamerlos pueden ingerir una toxina venenosa que les puede provocar convulsiones, pérdida de coordinación y finalmente un paro cardíaco.

Foto:@enlamiraradio

Esto, debido a que los ejemplares de (Rhinella marina), que pueden alcanzar hasta los 22 centímetros de altura, tienen glándulas triangulares detrás de sus ojos que producen una toxina blanca lechosa, altamente venenosa para el mejor amigo del hombre.

Añadió, que a situación ha generado revuelo entre los habitantes de Florida, pues de cumplirse el pronóstico de los expertos, el verano en la región terminará por ser más húmedo de lo habitual incrementando las posibilidades de sobrevivir de esta especie y, por tanto, su población. También lee: Los sapos detectan lluvia a través de sus oídos “Mientras haya agua para reproducirse, los sapos de caña prosperarán.

Foto:@HumbertoZamoraR

Mientras tanto estarán en la superficie de la tierra, alimentándose y reproduciéndose. Probablemente la gente los vea ahora de una manera más frecuente que antes”, explicó William Kern, profesor asociado de la Universidad de Florida.

Para finalizar, el profesor William Kern añadió que los sapos de cana pueden alterar el ecosistema porque no tienen depredadores naturales y comen cualquier cosa: insectos, lagartijas, serpientes, huevos de ave, pequeños mamíferos e incluso ranas más pequeñas con quienes compiten por áreas de alimentación y reproducción.

Con información de: EL Universal