DESCONFIANZA EN LA VACUNAS, PROBLEMA PARA COMBATIR COVID-19

Foto:@ElReportatge

Mientras los científicos trabajan de la manera más rápida en la creación de una vacuna contra Covid-19, un porcentaje importante de la población se une al movimiento “antivacunas”.

Ciudad de México, 08 de junio de 2020.- Con el único propósito de erradicar el Covid-19 en el mundo, científicos unen esfuerzos en la búsqueda de una vacuna, siendo que es la única manera de deshacerse de este virus; en este momento ya que existe un centenar de proyectos, sin embargo, ya hay gente que comienza a desconfía de los efectos positivos que esta pudiera tener.

De acuerdo con una investigación realizada por la Universidad George Washington, en Estados Unidos, señala que debe existir un sistema de vigilancia que controle la duración de las defensas contra esta nueva enfermedad, pues refiere que no todos los tratamientos suministrados por inyección tienen la misma duración.

La urgencia que implica el resolver el mal detrás de la enfermedad, los científicos esperan obtener resultados en un tiempo récord de 18 meses, aunque como consecuencia del ritmo acelerado de la investigación, la seguridad de la vacuna será preocupante para la población a la hora de aceptarla.

Por su parte el sociólogo de la Universidad Autónoma de Madrid, Josep Lobera, señaló que la desconfianza de la sociedad civil a este tipo de tratamiento significó durante el 2019 una de las mayores amenazas de salud global.

El espectro de actitudes es muy amplio: va desde el activismo hasta el que no se lo toma seriamente”, en tanto quienes se denominan como “antivacunas”, detalló.

En países europeos como es el caso de Francia, dicha problemática ya se hace visible, pues en una encuesta realizada durante finales de marzo e inicios de abril, en la que se cuestionaba a la población respecto a si se vacunaría contra el nuevo coronavirus, una cuarta parte la población no lo haría, resultados que poco impresionaron a los expertos, pues la vacunación había perdido la confianza de la sociedad durante la última década.

Foto:@sochipe

El rechazo a la inmunización fue más pronunciado entre las personas con ingresos más bajos, generalmente más expuestos a enfermedades infecciosas; mujeres jóvenes de entre 18 y 35 años, que juegan un papel crucial con respecto a la vacunación infantil; y personas mayores de 75 años, que probablemente tienen más riesgo de sufrir complicaciones por Covid-19”.

Por último, la Universidad de Harvard señaló que en contraparte “en el acaloramiento de esta epidemia, el optimismo por una vacuna ha pasado por encima del problema que duran y rechazan la vacunación, como si la fuerza global del Covid-19 les hubiera cambiado la mentalidad”.

Con información de: El Universal