INVENTAN ZAPATOS PARA MANTENER LA DISTANCIA SOCIAL

Foto:@Migalcaher

La talla es el número 75, la utilizan en teatros y operas.  

Rumanía, 02 de junio de 2020.- Con el objetivo de hacer que las personas respeten las normas de distanciamiento social ante la pandemia del coronavirus, un zapatero de este país, encontró la solución ideal, unos zapatos enormes de la talla 75.

La idea se le ocurrió a Grigore Lup, nacido en Cluj, quien lleva 39 años desarrollando el arte de la fabricación del zapato, dijo que cuento comenzó la fase de desescalada, se dio cuenta que sus compatriotas no respetaban las normas de distanciamiento, por lo que encontró una solución y que tenía que ver con los pies.

Por lo que comentó, que tuvo la solución, crear unos zapatos de cuero con punta larga, muy larga, que permitiría mantener a las personas separadas: “si dos personas con estos zapatos estuvieran una delante de la otra, estarían separadas casi un metro y medio”. Explico el ingenioso zapatero. Lo que le llevo a crear un calzado enorme, lo que equivale a una talla europea número 75.

Se puede ver en la calle, la gente no respeta las reglas de distanciamiento social”, asegura Lup, que lleva realizando zapatos de cuero la mayor parte de su vida. “Fui al mercado a comprar semillas para mi jardín. No había mucha gente allí, pero seguían acercándose cada vez más”.

Foto:@elmundoes

Puntualizó, que el realizar este tipo de calzado lo inspiró un modelo que había hecho para actores y asegura que hasta ahora ha recibido cinco pedidos de estos “zapatos de distanciamiento social.

Cada par, comenta requiere dos días de trabajo, se utiliza casi un metro cuadrado de cuero y cuestan 104 euros. Su tienda fue abierta en 2001, vende calzado para todo público, pero depende en gran medida de las órdenes personalizadas de teatro y óperas de todo el país.

Por último, resulta importante mencionar que Rumanía, ha reportado 18.791 casos de coronavirus y 1.240 muertes, por lo que comenzó gradualmente su confinamiento el pasado 15 de mayo.

Con información de: El Mundo