DENUNCIAN MERCADO NEGRO DE ATAÚDES EN MEDIO DE LA PANDEMIA

Foto:@linea_politica

La industria rechaza la innovación de ataúdes de cartón como alternativas para esta pandemia; en tanto, en el mercado negro incluso se reutilizan por varias personas.

Ciudad de México, 14 de mayo de 2020.- Y ante la falta de ingresos económicos, algunas personas han comenzado a lucrar con el dolor de las personas, y es a tráves de la venta de ataúdes en el “mercado negro”, y que en ocasiones estos ya fueron utilizados antes por varias personas, indicó Pedro Jaramillo, fabricante de ataúdes en México, quien además tiene 20 año de experiencia.

Agregó que tienen que afrontar el desafió ante la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, con incrementos de demandas de hasta 15 por ciento.

Sí ha habido incremento. Al inicio fue por, entendemos, algo parecido a las compras de pánico, donde la intención de quien se dedica a otorgar el servicio funerario fue prever”, expresó a EFE desde su planta en Ecatepec, en el Estado de México que colinda con la capital mexicana.

Reiteró, que El empresario percibe este “incremento notorio” y un aumento en las inhumaciones en la fase más crítica del brote en el país, que acumula 40 mil 186 contagios y 4 mil 220 muertos por el coronavirus.

Foto:@Milenio

Puntualizó, que México registró su día con más muertes confirmadas por covid-19 apenas este martes, al reportar 353 en 24 horas, cuya zona más afectada es Ciudad de México, con mil 57 defunciones, cerca de la cuarta parte del total nacional.

Aunque el sector funerario dijo Jaramillo, siempre se consideró una actividad esencial desde que el gobierno federal declaró la emergencia sanitaria el 30 de marzo, Jaramillo apunta que su industria también se adaptó a las políticas sanitarias.

También nos han afectado y han repercutido. Cada vez tomamos medidas más drásticas, incluso ahorita estamos esperando los trajes (especiales) para la descarga de los ataúdes cuando se lleva algún pedido”

Mercado negro tampoco para

La crisis también ha exhibido al mercado negro, un problema con el que los productores de cajas fúnebres han lidiado por años, sobre todo en Ciudad de México, “donde la cremación ganó terreno”, denuncia Jaramillo.

Una persona se crema y el ataúd queda al aire, ya le pertenece a quien lo compró, pero nadie quiere un ataúd en su casa, entonces este ataúd empieza a circular por diferentes medios, por diferentes vías, entra invariablemente en un mercado negro”, concluyó.

Con información de: Milenio