ALERTAN MERCADO ILÍCITO DE CUBREBOCAS EN MÉXICO

Foto:@PlanoInforma

La Unión Nacional de Empresarios de Farmacias señaló sobre algunos grupos de pepenadores que empezaron a sacar los productos sanitarios de la basura con la finalidad de volver a comercializarlos.

Ciudad de México, 11 de mayo de 2020.- Ante la escases de fuentes de ingreso y empleo como parte de la dinámica que enmarca la pandemia del coronavirus, en México surgió un mercado alterno de personas que voltearon los ojos a producir cubrebocas y gel antibacterial, derivado de ello, se tiene conocimiento que cierto grupos de pepenadores han comenzado a sacar este producto de la basura con la finalidad de comercializarlo entre la gente, informó Juvenal Becerra, presidente de la Unión Nacional de Empresario de Farmacias (Unefarm)

Foto:@TabascoHoy

Cuando un crubrebocas o botella de gel antibacterial presenta buenas condiciones, hay personas que están lavando estos insumos, para volverlos a comercializar, ya que hoy en día incluso es posible adquirir estos productos en cruceros viales o en negocios, sin la certificación otorgada por alguna institución farmacéutica.

El presidente de la Unión, dijo que en los dos últimos meses se incrementó en más del 300 por ciento la demanda de cubrebocas y gel antibacterial, así como de toallitas desinfectantes y el alcohol, al interior de las farmacias que pertenecen a esta agrupación, dado que en un principio se presento una pequeña escases de los mismos.

Estamos conscientes de que las familias mexicanas buscan formas de allegar recursos a sus hogares, y que hay personas totalmente responsables que comercializan producto de calidad probada con origen lícito, sin embargo, en medio de esta necesidad de prevención, hay quienes están aprovechando para hacer mal uso de los insumos que se desechan en la basura”, aseguró.

Foto:@magazinedeautos

Por último, Juvenal Becerra reiteró un llamado para promover en redes sociales y mediante los medios de comunicación con el #CortaCubreBocas, con lo que invita la unión a destruir cortándolo en varios fragmentos al momento de confinarlos a la basura.

Con información de: Milenio